El Concello ha enviado a las asociaciones de vecinos unas instrucciones para que las difundan entre los residentes en los barrios para asegurarse de que se cumplen las normas de seguridad en este San Xoán en el que no están permitidas las hogueras, pero sí las sardiñadas en los locales de hostelería y en los barrios. Los interesados en hacer una barbacoa tendrán que pedir permiso al Concello. Por el momento, según informan fuentes municipales, han cursado sus solicitud medio centenar de vecinos y negocios. Es un número inferior al de otros años, añaden las mismas fuentes, que esperan que el grueso de las peticiones llegue el lunes, en vísperas de la celebración.

En la carta a las asociaciones vecinales, el Gobierno local recuerda que todas las personas mayores de seis años, salvo las autorizadas por la normativa sanitaria, están obligadas a llevar mascarilla cuando no se pueda garantizar el metro y medio de distancia de seguridad que previene el contagio del coronavirus. Pone el foco también en las medidas de desinfección de mesas y sillas y de las superficies de contacto más frecuentes. En las sardiñadas de los barrios tendrá que haber papeleras para los guantes y las mascarillas y también gel hidroalcohólico. Para evitar contagios, se priorizará el uso de manteles y utensilios de usar y tirar, así como que el aceite o el vinagre se dispensen en envases de una sola dosis.

El Concello recuerda que la ocupación máxima de las mesas o grupos de mesas es de 25 personas y que no se pueden compartir utensilios de comida ni de bebida.

Estas sardiñadas, para las que hay que pedir permiso, podrán hacerse de 13.00 a 16.00 horas y de 20.00 a 00.00 horas. De madrugada, ya estarán prohibidas. Los solicitantes deberán presentar una declaración responsable y Seguridade Cidadá (Policía Local, Bomberos y Protección Civil) vigilará durante toda la jornada el cumplimiento de lo acordado por la Xunta sobre medidas de prevención necesarias para hacer frente a la crisis sanitaria del Covid-19. La Administración autonómica permite a los bares ocupar un 75% de su aforo en el interior, mientras que las terrazas están disponibles al 80%.

El bando municipal hecho público esta semana por el Concello establece el cierre de las playas de la ciudad a las 21.00 horas y la prohibición de hogueras y de espectáculos de música en vivo tanto en ellas como en cualquier espacio público con el fin de evitar las concentraciones excesivas de personas. Quienes no obedezcan estos requerimientos podrán ser sancionados.