Las Asociacións de Nais e Pais (ANPA) reclaman a la Xunta una mayor concreción en su protocolo de adaptación al Covid para los centros educativos, que publicaba este lunes su última versión. A escasos días de que comiencen las clases -Infantil y Primaria vuelven a las aulas el 10 de septiembre-, las entidades denuncian que el Ejecutivo autonómico "no especifica" en su plan preventivo "nada en cuanto a actividades extraescolares", cuya organización queda en manos de las ANPA y Concellos. La Federación de Padres de Centros Públicos de A Coruña alega que el documento da pie a "varias formas de interpretación", y advierte de que este programa extracurricular "no se regula de un día para otro". La viabilidad final o no de su puesta en marcha dependerá de la respuesta de la Xunta, que este martes remitió a su correo electrónico a la responsable de la entidad, Lola Blanco.

La representante lamenta la escasa información sobre las actividades extraescolares que incluyen las nuevas instrucciones del Gobierno gallego, que pasa de puntillas por esta parte del curso escolar. "Se han olvidado de nosotros, llegaron al comedor y pararon. Sin extraescolares no hay conciliación, y las ANPA están preocupadas", afirma. Las entidades exigen saber si podrán aplicar las mismas normas establecidas para los comedores, en los que "los grupos colaborativos o estables de convivencia en infantil y primaria pueden comer agrupados sin respetar la distancia, separando los grupos 1,5 metros uno del otro". Es decir, que los grupos burbuja no se mezclen entre ellos, pero sí compartan el mismo espacio, un aspecto clave según Blanco para la viabilidad del ocio extracurricular.

"Si solo podemos hacer una actividad con un grupo de convivencia, será inviable. Se puede ofertar, pero necesitas un mínimo de alumnos razonable, y es difícil conseguirlos dentro de un único grupo burbuja", explica Blanco, que añade que "no vas a hacer una actividad con tres personas". En el aire queda también si se podrá compartir en ellas a un mismo educador, ya que el documento autonómico tan solo indica que serán los organizadores -"ANPA o concellos"- los que determinen las medidas de protección en el anexo que realicen al Plan de adaptación a la situación Covid-19. Un añadido para el que se necesitan "unas pautas claras", dice la Federación, que se encuentra aún a la espera de redactarlo y de ajustarlo luego a cada centro escolar.

La asociación no ha recibido todavía respuesta de la Xunta, lo que podría dar al traste con gran parte de las actividades. "Nosotros encargamos el protocolo a una empresa de prevención que no se va a coger los dedos porque también es su responsabilidad, así que usará la interpretación más restrictiva", lamenta la representante, a la que indigna que "lo único que [desde la Xunta] pusieron clarito es que el protocolo debe determinar quiénes son los responsables". El documento añade también como novedad que deberán "asignarse puestos fijos al alumnado para todo el curso" con el fin de facilitar los rastreos en caso de contagios. La Federación reclama que debe "saber las cosas para empezar a trabajar", y advierte de que "como no haya extraescolares se perderá en gran medida la conciliación" de las familias.

Baloncesto no, baile sí

En el listado de actividades que se ofertarán -si finalmente es viable- hay algunas con más trazas de mantenerse que otras. "Baloncesto puede ser complicado, o patinaje. Algunas ANPA lo están desechando en infantil porque los niños no saben colocarse ellos solos los patines", dice Blanco. Para otro popular, el judo, se plantea una versión sin contacto, y el baile moderno y la gimnasia rítmica se dibujan más adaptables para la era posCovid. La Federación dice estar "a expensas de la empresa de prevención", aunque da por seguro las actividades más culturales. Más en peligro están programas como Cóxegas, en el que las ANPA ofrecen actividades para facilitar la conciliación a familias con estudiantes en centros públicos. En ellas se juntan "niños de cualquier edad", pero se desconoce todavía si este curso podrán reunirse alumnos de distintas burbujas. El plan comenzaría el día 10, "pero así no lo tenemos claro", lamenta Blanco. Las actividades se habilitan durante los meses de junio y septiembre.

La Xunta remite al protocolo

A preguntas de este diario, la Xunta remite a la nueva versión del protocolo que las ANPA critican. La Federación de Padres también trató de contactar con la Consellería, "pero lo que dicen es que pongas un email". El colectivo ha transmitido sus dudas al resto de ANPA a las que remitió un comunicado sobre su postura ante el plan. "Apenas se menciona la organización de actividades extraescolares, con la posible interpretación de que es más complicada que en el comedor. Hemos hecho una serie de preguntas y veremos si tienen respuesta", apunta la Federación en la nota.