05 de septiembre de 2020
05.09.2020
La Opinión de A Coruña

Vuelta al cole A Coruña | Mascarillas, limpieza e higiene marcan el inicio del curso para 20.000 menores coruñeses

Parte de los centros públicos de Infantil y Primaria ya tienen sus planes de prevención adaptados a los protocolos. Trabajarán con grupos reducidos de convivencia y vigilarán brotes en el entorno familiar y escolar

05.09.2020 | 00:41
Alumnos de Primaria acceden al Colegio Eusebio da Guarda.

Cerca de 20.000 niños y niñas de A Coruña y sus familias se preparan para un arranque de curso escolar muy especial, marcado por la prevención frente al Covid-19 y una serie de condiciones a las que los menores y sus profesores se tendrán que adaptar y acostumbrar para hacer de los colegios un lugar seguro. Desde el jueves y el viernes de la próxima semana los 27 centros de enseñanza públicos de Infantil, Primaria y Educación Especial de la ciudad aplicarán medidas de protección individual y colectiva y prevenciones organizativas para que la nueva realidad permita a los niños desarrollar el curso de nuevo en las aulas. Mascarillas, distancias, rutas de circulación, lavado de manos, ventilación, limpieza e higiene formarán parte del día a día de los alumnos.

El protocolo de adaptación al contexto del Covid publicado por la Xunta -y sometido a posibles variaciones en los próximos días- es el texto de referencia en el que se apoyan todos los centros para establecer sus medidas de protección. Con esa base, unos ya han elaborado sus respectivos manuales, guías y planes y los han puesto a disposición de las familias en sus sitios en internet; otros colegios continúan trabajando en ellos con el fin de tenerlos terminados antes del día 10 para que los alumnos sepan cómo van a tener que actuar, por lo que las familias esperan a conocer las medidas concretas derivadas de las indicaciones generales de Sanidade.

Grupos estables de convivencia . Los centros que ya han perfilado o diseñado sus planes contra el Covid establecen el número de alumnos por aula que formarán los llamados grupos burbuja o burbuja de aula, no más de 25, incluso con la distribución de pupitres en espacios separados por un metro de distancia y en un mismo sentido, como reflejan el colegio Curros Enríquez o el Zalaeta. Estos grupos tendrán contacto directo solo entre sus miembros y evitarán interacciones con otros niños de la misma o distinta edad. El Víctor López Seoane y el Raquel Camacho apuntan que los primeros minutos de la jornada se aprovechen para recordar a los alumnos los protocolos de higiene y contacto social.

Mascarillas. Las autoridades sanitarias ordenan el uso obligatorio de las mascarillas en toda la jornada escolar a partir de los 6 años, pero hay centros, como el Labaca, que señalan que "siempre que sea posible" la deben usar los alumnos de Infantil de menor edad. El Víctor López Seoane dice que es "altamente recomendable" su empleo en el aula y "obligatorio" en los espacios comunes de tránsito y en las entradas y salidas a la escuela. El Cidade Vella apunta que "todo el alumnado" deberá estar provisto de máscara homologada y conservarla toda la jornada. Este y otros centros indican que los niños tendrán que llevar una mascarilla de repuesto guardada en una bolsa con sus nombres de identificación para dejarla colgada en los ganchos de sus mesas o casilleros. Profesores y demás personal del centro llevarán mascarilla en todo momento.

Lavados e higiene. Las guías ya elaboradas por algunos centros coinciden en resaltar la importancia del uso de productos de higiene tanto en menores como en el personal docente. El colegio Labaca, por ejemplo, señala que en las entradas habrá productos "que permitan realizar una adecuada higiene de las manos"; en todas sus aulas, en la zona más próxima a la puerta habrá un dispensador de gel hidroalcohólico y solución desinfectante para los profesores y las maestras. El Raquel Camacho aconseja "higienizar las manos al entrar y salir del aula", además de no compartir material y mantener la distancia de seguridad de un metro y medio e "ir al baño de uno en uno" . Estos y otros centros recomiendan al personal docente, así como a las familias, que recuerden a los menores cómo deben lavarse con corrección las manos cada día.

Limpieza y ventilación. El plan de adaptación del colegio Curros Enríquez especifica las tareas del personal de limpieza en espacios y mobiliario en los que haya que actuar de forma frecuente, además de apuntar la organización de los trabajos. Recoge en concreto que se hagan tres limpiezas de baños durante la jornada, desinfección de aulas específicas, el salón de actos y el gimnasio entre clase y clase, barrido de patios exteriores y limpiezas y desinfecciones de papeleras, mostradores, máquinas fotocopiadoras, expendedoras, teléfonos y espacios y elementos compartidos. El mismo centro, en la línea de otros colegios con sus medidas ya avanzadas, insta a realizar "tareas de ventilación periódica en los espacios utilizados y, como mínimo, de forma diaria y durante el tiempo necesario para permitir la renovación del aire". El plan del colegio Zalaeta recoge un modelo gráfico para apuntar las ventilaciones de las aulas y determina los espacios para la gestión de residuos.

Entradas, salidas y organización. Con distinta extensión, los planes ya diseñados informan de cómo se llevarán a cabo las entradas y salidas de los alumnos en cada centro, que dependen del número de accesos que haya en el recinto, y los recreos, para los que habrá turnos. Se apuntan las horas y la cantidad de tutores que vigilaran el movimiento de los menores hacia sus respectivas aulas. En la mayoría de estos planes se destaca que los niños y niñas deben ir acompañados hasta los accesos al colegio por el padre o la madre, no por los dos, que deberán usar mascarilla y no podrán acceder a la instalación. Una vez dentro se dejará bien señalizada la ruta que cada grupo deberá seguir hasta llegar a las aulas evitando el contacto con otros grupos estables de convivencia.

Familias. El contacto del personal docente de los centros con las familias se realizará por diversos canales. En los próximos días se celebrarán reuniones previas al inicio del curso por turnos con asistencia limitada para informar de las medidas y de los planes de adaptación al contexto sanitario (algunos centros cancelaron las previstas esta semana por las restricciones sobre número de personas marcadas por la Xunta). Pero los centros insisten en el uso de las webs de los centros y otras redes sociales para transmitir información a las familias o para convocar reuniones para tutorías. Dado que está en el aire en muchos colegios la realización de actividades extraescolares fuera de la jornada lectiva en los propios recintos, cuya organización depende de las ANPA, algún plan, como el del Raquel Camacho, advierte de que "están condicionadas a la aprobación de un protocolo y la autorización correspondiente por parte de la dirección del centro".

Actuación frente a los brotes y vigilancia de la salud. Un aspecto al que dedican varios párrafos los colegios en sus planes o adelantos de la prevención y protección es la gestión de las medidas que las familias y los propios centros deben aplicar si surge un brote de coronavirus en sus entornos. El Zalaeta, el Raquel Camacho y el Curros Enríquez apuntan que si aparece un caso o hay una sospecha tanto de un alumno, un profesor o personal del centro, la persona coordinadora del equipo especializado en Covid-19 informará sobre el afectado y sus compañeros y profesorado, además de sus contactos más próximos vinculados al centro para generar una alerta en la Central de Seguimiento de Contactos (CSC), que se encargará de la vigilancia evolutiva de las personas identificada como contactos. Todos los planes diseñados hasta ahora insisten también a las familias para que no envían al colegio a sus hijos si tienen fiebre alta o si detectan sintomatología compatible en casa, y que contacten inmediatamente con el centro de salud de referencia del menor y con el equipo Covid.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

esquelasfunerarias.es