10 de septiembre de 2020
10.09.2020
La Opinión de A Coruña

'Vuelta al cole' A Coruña | Covid, el nuevo compañero del curso 2020-21

Veinte mil menores de la ciudad y 35.600 de la comarca regresan a las aulas, donde limitarán contactos y se protegerán y lavarán con frecuencia para evitar riesgos sanitarios

10.09.2020 | 01:32
Preparación de una de las aulas del Curros Enríquez.

El inicio del nuevo curso escolar en 2020 entraña más responsabilidades y provoca más nervios que otros años. Casi 20.000 alumnos de A Coruña -y otros 35.660 de los concellos de la comarca- empiezan entre hoy y mañana sus clases de Infantil, Primaria y Educación Especial en los centros públicos y privados de la ciudad y tanto ellos como sus familias y sus docentes afrontan un curso fuertemente condicionado por el contexto social y sanitario derivado de la pandemia del coronavirus. Dudas e incertidumbres hay muchas, y todo el mundo teme que los riesgos de la vuelta a las aulas tras seis meses alejados de ellas se traduzcan en contagios, cuarentenas, lecciones y tareas online y dificultades para conciliar las obligaciones familiares y laborales.

Las distancias entre pupitres, el número de alumnos que formarán grupos reducidos, el acceso a los centros, los espacios disponibles en aulas y comedores, los horarios, las entradas y salidas, los geles hidroalcohólicos, las mascarillas, la limpieza, las actividades extraescolares, el tráfico? Son estos los principales motivos de preocupación que inquietan a la comunidad educativa. "Algunas situaciones van a dar problema, como las entradas y salidas, pero tenemos confianza en el profesorado y creemos que los niños sabrán absorber bien las normas", opina la presidenta de la Federación de ANPA de Centros Públicos de A Coruña, Lola Blanco.

El primer día. Unos con protocolo propio, otros con adaptaciones al protocolo de prevención frente al Covid elaborado por la Xunta, los centros coruñeses abren hoy para los menores de 4º y 5º de Infantil y 1º, 2º y 3º de Primaria; mañana será el turno de 6º de Infantil y 4º, 5º y 6º de Primaria. Unas familias conocen desde hace días las medidas adoptadas por su colegio para la protección de sus hijos y para garantizar la seguridad en el centro; otras se han quejado de la tardanza en recibir explicaciones concretas y las han ido sabiendo en las últimas horas. Gran parte de los colegios han espaciado el acceso al recinto para no provocar acumulación de padres e hijos ni en el exterior ni en el interior. Cada niño y niña deberán estar con los de su misma aula en lo que se ha llamado grupo estable de convivencia o grupo burbuja.

Grupos y distancias. Un metro y medio es la distancia que los protocolos oficiales señalan para garantizar la seguridad y minimizar los riesgos de un posible contagio. Así estarán separados los menores en los pupitres de sus aulas. Los grupos burbuja no deberán superar los 25 miembros y los docentes controlarán la interacción con otros grupos, especialmente en los alumnos de Infantil, a través de itinerarios marcados y separando a los menores de clases y cursos distintos al comienzo del día, en los recreos o en el horario de comedor.

Horarios, entradas y salidas. No todos los centros tienen el mismo número de accesos y el espacio es variable, por lo que sus responsables han diseñado distintos planes de entradas y salida y recorridos señalizados. Habrá turnos por curso en torno a las nueve de la mañana para entrar y otros tantos sobre la una y media del mediodía o las dos para salir, por lo que se puede dar la circunstancia de que familias con más de un hijo en el mismo centro deban acudir en horas diferentes. Los padres no tienen permitido el acceso al recinto escolar salvo los de algunos cursos de Educación Infantil y deberá hacerlo solo un progenitor, no los dos.

Protección. A partir de los 6 años, todos los menores tienen que usar la mascarilla en sus colegios, indican las autoridades sanitarias, aunque hay colegios que en sus protocolos o manuales Covid recogen que el uso de máscaras es recomendable en la medida de lo posible para niños de menor edad. En las zonas comunes debe llevarse puesta siempre. En sus mochilas los niños deberán llevar mascarillas de repuesto guardadas en bolsas y con su nombre. En cada centro habrá, además de máscaras que puedan necesitar los alumnos, geles hidroalcohólicos y jabón especial para el lavado de manos, que se hará varias veces durante la jornada. Los colegios promueven entre sus nuevas iniciativas que al comienzo de cada día se recuerden las medidas de seguridad que se deben adoptar en el recinto escolar y que se ayude a los más pequeños a hacerlas con corrección.

Limpieza. Muebles, espacios comunes y elementos compartidos como barandillas o mostradores se limpiarán más de una vez al día en algún colegio coruñés, según señala su propio plan contra el Covid, por lo que el personal de limpieza tendrá más horas de trabajo. El gimnasio, el salón de actos o aulas específicas deberán ser desinfectadas antes de cada uso. También habrá tareas periódicas de ventilación, de forma diaria o durante el tiempo que sea necesario para permitir la renovación del aire.

Recreo, comedor y otros espacios. Cada centro organiza sus jornadas lectivas en función de los servicios de que dispone y la superficie para celebrar actividades. Algunos alumnos se encontrarán hoy y mañana con que algunas zonas del colegio han cambiado y ahora tienen otros usos. Hay centros en los que se han habilitado nuevas aulas ordinarias para poder garantizar una mayor separación entre grupos y alumnos, como el Compañía de María, que lleva aulas a la capilla; otros han hecho obras en el comedor (Grande Obra) o en otras instalaciones para convertirlos en el lugar donde los niños desayunarán y comerán, como el Santa María del Mar, al reformar su salón de actos; y otros centros podrán utilizar zonas en el exterior como lugar de ocio para los alumnos, caso del Eusebio da Guarda, con un área especial en la plaza de Pontevedra.

Actividades extraescolares. Las ANPA llevan semanas reclamando información a la Xunta para saber cómo será el protocolo para la celebración de las actividades fuera del horario lectivo, que organizan con el Concello. "Cada centro está adaptándose al protocolo general de Sanidade en este apartado", explica la presidenta de las ANPA de los colegios públicos. Pero faltan concreciones. Ante las dudas, la entidad prevé que las actividades que requieren más contacto físico no se podrán realizar o lo harán con limitaciones, como aquellas en las que hay práctica de deporte, que podrían reducir el trabajo a entrenamientos individuales. Otras de tipo cultural o educativo, en las que los niños pasen más tiempo sentados, sí podrían celebrarse con menos riesgos para la salud, al existir un menor contacto entre los alumnos que las practiquen.

Tráfico. Casi 50 policías locales controlarán los accesos a 22 colegios, aquellos en los que las entradas y salidas de alumnos causan más alteraciones en el tráfico rodado. El nuevo dispositivo supone un aumento de agentes, a petición del área municipal de Educación, respecto al habitual otros años y persigue la vigilancia de los vehículos y los peatones en el entorno de los centros para evitar las aglomeraciones y agilizar la circulación. Los policías, que no se marcharán de cada zona hasta que entren los últimos estudiantes en sus aulas, según ha explicado el concejal de Seguridad Ciudadana, se ubicarán en las inmediaciones de la Grande Obra, Calasancias, Salesianos, Compañía de María, Hogar de Santa Margarita, Esclavas, Cidade Vella, Santo Domingo, Eusebio da Guarda, Liceo la Paz, Franciscanas, Eirís, Peñarredonda, Sagrada Familia, Wenceslao Fernández Flórez, San Francisco Javier, San Pedro de Visma, Sanjurjo de Carricarte, Emilia Pardo Bazán, Juan Fernández Latorre, Raquel Camacho y María Pita.

Equipo Covid y actuaciones ante rebrotes. Cada colegio de Infantil y Primaria deberá contar con un equipo formado en Covid-19 que estará compuesto por un coordinador de referencia (generalmente el director o directora del centro) y otras dos personas, que tendrá un centro de salud de Atención Primaria como referente y como contacto en caso de que se planteen dudas. También ante la duda de darse una sintomatología compatible con la enfermedad, todos los trabajadores deberán adoptar las medidas de aislamiento oportunas, evitando desplazarse al centro y acudiendo a los servicios médicos lo antes posible. Los protocolos elaborados o adaptados por los colegios apuntan que si aparece un caso o hay una sospecha tanto de un alumno, un profesor o personal del centro, la persona coordinadora del equipo especializado informará sobre el afectado y sus compañeros y profesorado, además de sus contactos más próximos vinculados al centro para generar una alerta en la Central de Seguimiento de Contactos, que se encargará de la vigilancia evolutiva de las personas identificadas como contactos. Los planes de los centros insisten también a las familias para que no envían al colegio a sus hijos si tienen fiebre alta o si detectan sintomatología compatible en casa, y piden que contacten inmediatamente con el centro de salud de referencia del menor y con el equipo Covid.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
esquelasfunerarias.es