12 de septiembre de 2020
12.09.2020
La Opinión de A Coruña

Vuelta al Cole A Coruña | La Xunta retrasa una semana el inicio del curso en los institutos tras las quejas de las directivas

Las clases empezarán, de forma escalonada, a partir del día 23. Los centros critican la falta de protocolo y la Consellería de Educación sopesa reducir la distancia entre alumnos a un metro y colocar mamparas

12.09.2020 | 00:40
Vuelta al Cole A Coruña | La Xunta retrasa una semana el inicio del curso en los institutos tras las quejas de las directivas

La Xunta ha retrasado una semana el inicio del curso en Secundaria, Bachillerato y FP. Los alumnos volverán a las aulas, de forma escalonada, entre el 23 y el 25 de septiembre. Lo comunicó ayer el conselleiro de Educación, Román Rodríguez, tras reunirse con la Xunta Autonómica de Directores y los jefes de Inspección educativa. La decisión llega después de que equipos directivos de los institutos -más de una veintena en A Coruña, As Mariñas y Bergantiños- se uniesen para manifestar su malestar y exigir el retraso del inicio del curso, al menos, siete días lectivos después de que la Xunta publique y autorice los destinos vacantes de los docentes y también las modificaciones de los horarios para adaptar las aulas a los protocolos requeridos para evitar contagios de coronavirus. Según justificó el nuevo conselleiro, se trata de una decisión "técnica", debido a "problemas organizativos" y pide "comprensión" a las familias.

El curso empezará, por tanto, el día 23, pero el protocolo sigue sin definirse. La Consellería de Educación señala que esta actuación "facilita la adaptación y organización de los centros para reforzar las medidas sanitarias", pero las directivas critican que "las instrucciones vayan cambiando cada hora y no haya nada definitivo", según expone la directora del instituto Urbano Lugrís, Susana García. Los directores reconocen que "falta mucha información", como el profesorado del que van a disponer y el modo de acomodar al alumnado. De hecho, hasta hace un día, la norma exigía distancia de un metro y medio entre estudiantes y profesores, como ocurre en Infantil y Primaria, pero la Xunta sopesa ahora rebajarla hasta un metro e instalar mamparas en los centros.

Es una propuesta que la consellería de Educación no ha confirmado, pero sí incluye entre sus recomendaciones la colocación de estas pantallas "en aulas y talleres". También ha puesto sobre la mesa la opción de solicitar un sistema semipresencial en la enseñanza no obligatoria. "Lo de las mamparas es una alternativa que se baraja, pero no somos partidarias porque dificulta la ventilación del espacio. No creo que las pantallas nos vayan a garantizar más seguridad que sin ellas", opina Susana García.

El conselleiro de Educación desveló ayer que "ya se está trabajando en la determinación de la cifra de profesores que será necesario contratar este curso de forma adicional" para poder cubrir los desdobles. En institutos como el Eusebio da Guarda o Monte das Moas, donde no hay espacio suficiente para todos los alumnos, se baraja la opción de establecer turnos de tarde. La asociación de Madres y Padres Riazor, del Eusebio da Guarda, defiende esta propuesta "porque no hay otra alternativa". "Es la única solución que garantiza la enseñanza presencial", indica Carolina Landriscini, miembro de la ANPA, que apunta que la iniciativa de "los ayuntamientos de ofrecer espacios alternativas no es mala idea, pero es más adecuado estudiar dentro del centro".

Preocupados por la falta de un protocolo definitivo para Secundaria, Bachillerato y Formación Profesional, los equipos directivos lamentan haber trabajado "todo el verano" para que ahora, a unos días del inicio de curso, la Xunta cambie todas las instrucciones. "Estamos desconcertados y muy agotados. Ha sido una semana frenética. Se habló de semipresencialidad, de mamparas y de clases por la tarde. Estamos desesperados", confiesa la directora del instituto Urbano Lugrís.

Este fue uno de los más de 20 centros de A Coruña y su área de influencia que firmaron el escrito para solicitar al inspector jefe de Educación que el inicio del curso se retrasase, algo que ya han conseguido.

La alcaldesa, Inés Rey, también ha criticado la "improvisación" de la Xunta a la hora de preparar la vuelta a clase. "Después de cinco meses, la Xunta tendría que tener previsto un protocolo de retorno a las aulas tanto en los colegios de Primaria como en los institutos que les de tranquilidad y certezas a familias y personal docente, y que sirva para garantizar la seguridad de la comunidad educativa", explica, a la vez que señala la actitud del presidente Alberto Núñez Feijóo quien, según Rey, está "dejando que todo el peso de la vuelta a las aulas recaiga sobre los ayuntamientos".

Además, la alcaldesa le exige al conselleiro de Educación que transfiera a los ayuntamientos los fondos que la Xunta recibió del Estado para cubrir los gastos educativos derivados del Covid-19. "Si quieren que desinfectemos los centros, que nos den los medios y los fondos necesarios para poder realizar esas labores que tienen que realizar ellos", dice.

Marea Atlántica se une a esta crítica. "Era evidente que no se podía empezar con las aulas sin adaptar, sin horarios, sin las plazas de profesorado asignadas y sin recursos, pero el Gobierno de Feijóo no reaccionó hasta que los centros de enseñanza se levantaron para protestar", opina la portavoz de la formación, María García. El grupo municipal exige a la Xunta "que se ponga a trabajar de una vez", aunque lamenta que "una semana no será tiempo suficiente". Ese es también el pensamiento de las direcciones de algunos institutos, que opinan que "el tiempo es necesario para organizar". "La situación es muy complicada. Se tenía que haber hecho hace mucho tiempo", concluye la directora del Urbano Lugrís, Susana García.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
esquelasfunerarias.es