15 de septiembre de 2020
15.09.2020
La Opinión de A Coruña

Para volver a bailar pegados

Escuelas de danza coruñesas constituyen una asociación para reclamar que las clases de baile en pareja puedan impartirse entre convivientes

15.09.2020 | 00:51
Para volver a bailar pegados

Cuesta imaginar aprender a bailar el tango a metro y medio de distancia. Tampoco la salsa, el pasodoble o el vals. En las escuelas de danza, desde luego, está costando encajar la prohibición del contacto físico a la hora de bailar. La normativa vigente solo les permite impartir clases individuales o en grupo, siempre que sea posible guardar las distancias, algo que está minando en gran medida su oferta disponible.

"Prácticamente, el 90% de la facturación que hacemos es de bailes en pareja. Estamos muy limitados", comenta Aarón Ogando, presidente de la Asociación Empresarial de Escolas de Danza de A Coruña, que 16 escuelas de la comarca han constituido con el fin de reivindicar, principalmente, una demanda: que se permita a los profesionales de las escuelas impartir clases de baile en pareja cuando se trate de personas convivientes.

El suyo es uno de los muchos colectivos pequeños a los que las restricciones sanitarias derivadas de la pandemia ha dejado en una especie de limbo en cuanto a lo que sí y lo que no. Si los meses de parálisis y cierre fueron duros, el después no les permite levantar cabeza. Tampoco saben muy bien en qué terreno negociar sus condiciones, ya que la suya es una especialidad que se mueve entre distintas competencias. "Estamos siempre atentos al DOGA, y vemos que no sale nada. Hablamos con varias Consellerías, y de una nos pasan a otra, no tenemos respuesta", comenta Aarón Ogando.

Asegura que solo en una ocasión se reflejaron las restricciones del gremio reflejado en los boletines. Fue, como recuerda, el día 27 de junio, con un único párrafo en e que se especificaba la prohibición de bailar pegados en sus salones. Sin excepciones. "Entre las parejas y convivientes ya hay contacto físico en sus casas, no vemos por qué no puede haberlo también en las escuelas", propone.

Desde la asociación han acordado un protocolo elaborado por las propias escuelas en las que se reclama esto mismo, que presentarán próximamente a la Xunta y para el que tomaron como referencia el propuesto por sus homólogas valencianas, que ya ha sido aprobado. Para dar fuerza a su propuesta y visibilizar sus reivindicaciones, se concentrarán este sábado a las 19.00 horas en la plaza de María Pita, donde llevarán a cabo una manifestación nada usual, y con la que buscan reivindicar la sinrazón de la situación que atraviesan sus negocios:

"La idea es juntarnos las escuelas, poner música y bailar con un metro y medio de separación", explica el portavoz. "Cuando acabe la música, las parejas convivientes van a abrazarse tras bailar separados. Que sepamos, no hay ninguna ley que prohiba el contacto físico entre convivientes", alega.

Todo se hace nada para salvar un sector que ha caído en picado desde el inicio de la desescalada, y para el que, lamentan, no parece haber una solución óptima a corto plazo. "Ingreso solo un 20% de lo que ingresaba. Algunas escuelas han decidido no abrir hasta ahora", asegura Aarón Ogando.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
esquelasfunerarias.es