20 de septiembre de 2020
20.09.2020
La Opinión de A Coruña

El baile como reivindicación

Las escuelas de danza piden con una coreografía que los convivientes bailen juntos

20.09.2020 | 02:03

Suena la música. Los asistentes, profesores y alumnos de las escuelas de danza coruñesas, comienzan a moverse al son de la melodía en una nueva versión Covid, que incluye la distancia de metro y medio entre los distintos bailarines. Al acabar, palmadas en los hombros, abrazos y manos que se estrechan. Cada pareja pertenece a la misma unidad familiar, y ayer, en la plaza de María Pita, hicieron gala de la paradoja de no poder bailar juntos, a pesar de convivir cuando los altavoces ya no suenan.

"Lo que estamos pidiendo es lo más lógico: que se haga una excepción para que las personas convivientes puedan bailar juntas", dijo el presidente de la Asociación Empresarial de Escolas de Danza de A Coruña, Aarón Ogando. El colectivo fue el organizador la pasada tarde de una protesta frente al Concello, en la que se esgrimieron pancartas a favor de que la Xunta haga un punto y aparte en su decreto del 27 de junio por el que el baile debe realizarse con distancia. La popular frase de Sergio Dalma, "bailar pegados es bailar", coronó la lona que portaron los participantes, que reivindicaron "el contacto físico" en la danza.

Junto a la coreografía, alrededor de medio centenar de carteles retrataron la situación del sector y trataron de dar fe de una norma que consideran incoherente. "Si puedo besarte, debería poder bailar contigo", "abrazados para dormir, separados para bailar", rezaban las láminas que sostuvieron los bailarines. Muchos de ellos -la asociación engloba a 16 escuelas de la comarca- regentan centros que sufren una caída de matrículas, porque "bailar separados es complicado" y los alumnos prefieren esperar. En la escuela Son Swing que regenta Ogando, una de las pocas que se atrevió a abrir en julio, la facturación ha caído este mes al 18%, pasando "de los 280 estudiantes en marzo a no llegar casi a 30".

El colectivo denuncia el silencio de la administración gallega, a la que envió un protocolo para su aprobación. Otra ciudad, Vigo, también mandó un escrito "hace un mes", pero todavía no ha tenido respuesta.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
esquelasfunerarias.es