Ya se ha convertido en algo habitual ver muebles viejos o rotos tirados junto a los contenedores. Algunos permanecen ahí durante días sin ser recogidos. En el Agra do Orzán, un vecino se cansó de la situación y cuando vio un cabecero de madera al lado de la basura a plena luz del día no dudó en colocar un mensaje por si alguno no sabe que hay que avisar para su retirada. "Llamar 010, ya está bien de tanta jeta", escribió en un folio que pegó al cabecero.