Los cantos rodados que se disponen en dos franjas de los laterales de la calle Cortaduría son la razón por la que no comenzó el proyecto de remodelación de esta vía de la Ciudad Vieja, ya que la Dirección Xeral de Patrimonio impidió que las obras se lleven a cabo sin que se garantice la protección de esa ornamentación, característica de algunas de las vías de este parte de la ciudad.

Tras recibir el informe de Patrimonio, la Concejalía de Urbanismo procede ahora a corregir el proyecto para que refleje la continuidad de los cantos rodados, según informó el Gobierno local a este periódico. Cortaduría es una de las calles de la Ciudad Vieja cuya calzada se encuentra más deteriorada, hasta el punto de que los vecinos de la zona han expresado en reiteradas ocasiones su protesta ante el peligro que supone para los viandantes. La reforma tiene un coste de 314.000 euros y se acometerá en cuatro meses.

La calle Damas es otra de las del barrio que dispone de cantos rodados como motivo ornamental en su pavimento y figura también entre las que serán reformadas, aunque el comienzo de su proyecto está paralizado en este caso por "errores" en el presupuesto de la obra que elaboró el anterior Gobierno local, según expone el actual en respuesta a una pregunta escrita del Partido Popular.

Fue el Ejecutivo de Marea Atlántica el que diseñó el plan para rehabilitar las calles Maestranza, Damas, Cortaduría, Nuestra Señora del Rosario y San Francisco mediante una inversión de más de tres millones de euros que se financiaría con los fondos europeos DUSI. Las actuaciones fueron presentadas hace ahora dos años pero por el momento solo comenzó la de Nuestra Señora del Rosario, que sufría en su pavimento un importante hundimiento de los adoquines.

El proyecto de la calle Damas será el de mayor coste, 1,58 millones, y su plazo de ejecución es de un año, ya que además de ser la vía de mayor longitud entre las que se repararán, habrá que renovar el enlosado gravemente deteriorado y reparar el que sufre pequeños daños. En Maestranza se invertirán 200.000 euros y dos meses de trabajo para ampliar las aceras y modificar los pasos de peatones junto al hospital Abente y Lago. En la calle San Francisco se creará un espacio para actividades infantiles de la Fundación Luís Seoane en el espacio donde se hallaba una residencia de oficiales mediante una inversión de 220.000 euros y seis meses de obras.