Cuatro hombres serán juzgados la próxima semana en la Audiencia Provincial bajo la acusación de un delito de estafa continuada presuntamente cometido contra una persona que padece una grave discapacidad intelectual y volitiva, por lo que la Fiscalía pide para ellos seis años de prisión.

Tres de los acusados lograron que la víctima les entregará grandes cantidades de dinero que no han podido ser concretadas, pero que pueden situarse entre los 90.000 y los 300.000 euros, para costearse tratamientos médicos que aseguraban necesitar y para adquirir o alquilar inmuebles en Rumanía.

Los hechos sucedieron entre 2014 y 2016, pero en ese último año un cuarto miembro de la banda se hizo pasar por abogado y se ofreció para recuperar el dinero perdido a cambio de pagos que fueron desde los 860 a los 1.500 euros. El fiscal asegura que la víctima perdió casi por completo su patrimonio y reclama que los cuatro acusados la indemnicen con al menos 300.000 euros.