La Xunta ya tiene un plan para la apertura de la hostelería, aunque se realizará por fases en función de la situación sanitaria de cada territorio. El comité clínico decidirá hoy cómo se realiza esa desescalada, pero A Coruña se posiciona como una de las ciudades que podrá abrir, a partir de este fin de semana, sus bares y restaurantes, aunque lo haría solo hasta las cinco de la tarde, con grupos de cuatro personas y con aforo del 30% en el interior y del 50% en terrazas.

Lo explicó ayer el vicepresidente primero de la Xunta, Alfonso Rueda, en una reunión con la conselleira de Emprego, María Jesús Lorenzana, el conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña y representantes del Clúster Turismo de Galicia y del sector de la hostelería. Existe una primera fase en esa apertura gradual que implica que los establecimientos permanezcan cerrados, como hasta ahora, únicamente con la posibilidad en algunos casos de servir pedidos para llevar.

Los cambios empiezan a notarse en el siguiente nivel, en el que se incluye A Coruña, que mantendría restricciones de aforo, con un 30% en el interior y hasta un 50% en terrazas, y una limitación horaria, con locales abiertos hasta las cinco de la tarde. El plan de la Xunta es que solo se permitan grupos de convivientes, pero los hosteleros han planteado la posibilidad de que en esta fase, la primera de relajación de medidas, pueda haber grupos de no convivientes de hasta cuatro personas.

“Sería como una ventana extra porque ya no aguantamos más cerrados”, señala el presidente de la Asociación Provincial de Hostelería, Héctor Cañete. ¿Y por qué la ciudad podría formar parte de este grupo? Todo depende de la evolución epidemiológica, por eso la reapertura se hará de forma gradual. “La idea de la Xunta era que la hostelería siguiese cerrada si hay una incidencia acumulada de más de 150 casos por 100.000 habitantes en los últimos 14 días. Planteamos una prueba piloto para abrir menos horas en aquellos sitios cuya incidencia esté entre los 150 y los 200 casos”, informa Cañete. Según datos de la Xunta, A Coruña se encuentra entre los 150 y los 250 casos, por lo que será hoy el comité clínico el que decida si finalmente abren bares y restaurantes para el Puente de la Constitución.

Hay más fases: en la siguiente, la Xunta permitiría el mismo aforo pero ampliaría el horario hasta las 23.00 horas, que coincide con el toque de queda. Además, se permitiría la presencia de grupos de no convivientes hasta seis personas.

Si el comité accede, el aforo sería del 30% en interior y del 50% en terrazas

Y ya en la fase más suave de restricciones, en función siempre de la situación sanitaria de cada localidad, se ampliarían los aforos hasta un 50% en el interior y un 75% en el exterior, también hasta las once de la noche como hora límite. A partir de ahí, según Rueda, sería “más difícil concretar” los siguientes niveles, que serían ya de “casi normalidad”, sin restricciones de aforo pero sí de horarios.

“Hay que dar pasos poco a poco y no echar por tierra lo conseguido hasta ahora”, insistió el vicepresidente gallego, que recordó que estos escenarios están sujetos a las decisiones que pueda tomar el comité clínico, que se guiará por criterios sanitarios en cada zona.

Para el presidente de la asociación de hosteleros de A Coruña, la posibilidad que se plantea en la ciudad es “insuficiente”, pero entiende que aliviaría “a muchos hosteleros que necesitan abrir”. El Gobierno gallego decretó el cierre de estos establecimientos el 7 de noviembre por el aumento de contagios de coronavirus. El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, desveló ayer que espera dar “buenas noticias” al sector hostelero antes del puente.

“Creemos que abrir hasta las cinco de la tarde y con restricciones de aforo no es la solución, pero sí es un paso. Dentro del mal, es un mal menor”, analiza Cañete, que entiende que habrá “mucha gente a la que no le compensará abrir”. “No estamos contentos, pero entendemos lo que hay”, indica, y apunta que los locales podrán aprovecharse “de los desayunos y las comidas”. La otra opción sería “seguir cerrados una semana más” para analizar los datos de contagios más adelante, pero el presidente de la asociación de hostelería apunta que “si funciona esta apertura hasta las cinco de la tarde, se puede extrapolar a otras zonas de Galicia” que se encuentren en la misma situación que A Coruña. En este segundo cierre de la hostelería, muchos locales optaron por reinventarse y ofrecer comidas y bebidas para llevar o para encargar a domicilio y no cesar su actividad.

Músicos y artistas agrupados en la República Mardi Gras repartirán 2.500 euros entre cuatro salas de conciertos

Las salas de música y conciertos Garufa Club, Mardi Gras, Jazz Filloa y Bâbâ Bar, que cerró el pasado mes de octubre, se repartirán 2.500 euros, cantidad equivalente a la cuota anual de 10 euros abonada por los primeros miembros de la República Musical Mardi Gras, una asociación constituida este mes con el fin de promover que la actividad musical continúe en la ciudad y resista el duro golpe provocado en los últimos meses por la pandemia de coronavirus. Los impulsores de la agrupación entregarán este dinero a los responsables de las cuatro salas esta mañana en un acto en la finca de los Mariño, en el paseo marítimo, minutos antes de que el Concello anuncie muy cerca, en la Domus, la programación municipal de conciertos grabados en los locales de música de A Coruña, con los que ayudará al sector en lo queda de año. Garufa, Mardi y Filloa serán tres de las salas —Pelícano, Inn Club y Playa Club también participan— en las que este mes habrá conciertos grabados y sin público con autores y bandas locales, una iniciativa que pretende dar apoyo tanto a los locales como a los músicos coruñeses, que durante este año apenas han podido ofrecer actuaciones. El Concello promueve estas grabaciones a través de un contrato de patrocinio del Consorcio de Turismo que reparte 100.000 euros entre los establecimientos para la organización de los conciertos, que tendrán que grabarse sin público y con las correspondientes medidas de seguridad. Las actuaciones serán posteriormente emitidas por las salas a través de sus propios canales, páginas web o redes sociales. La alcaldesa, Inés Rey, dará a conocer hoy los músicos participantes en cada sala.