Cuatro asociaciones coruñesas de protección animal podrán seguir gestionando durante el próximo año las colonias felinas de la ciudad, aunque el Ayuntamiento dejará de asumir los costes de su trabajo, entre el que se incluye la captura, esterilización y alimentación de los gatos callejeros, por convenio. En sustitución, el Gobierno local pondrá en marcha una convocatoria de subvenciones a las que podrán concurrir los colectivos.

El área municipal de Medio Ambiente ha remitido a las entidades una resolución que declara la existencia de colonias felinas en la ciudad y autoriza la continuidad de su control a partir del 1 de enero, siempre que las asociaciones tengan la condición de entidad de protección y defensa de los animales y colectivo de acción voluntaria y sus responsables presenten una declaración responsable.

Fuentes municipales explican que el cambio en el sistema de ayuda se debe a “motivos técnico-jurídicos” y, de acuerdo con el interventor, a la dificultad para justificar algunos gastos. Con la implantación de subvenciones a las que puedan optar las entidades, la prestación se articulará a través de un contrato, añaden las fuentes del Concello.

Esterilizar un macho cuesta unos 50 euros y una hembra, 150, detalla Soledad Cundíns, de la Asociación Coruña Gatuna. A lo largo de este año su entidad controló entre 50 y 60 gatos callejeros, cifra que depende del número de voluntarios con que cuente cada colectivo, del volumen de las colonias o de los ciclos reproductivos en las mismas. En la ciudad hay cuatro casetas instaladas por el Concello en las que se guarda la alimentación de los gatos, señala.

El Concello acredita la existencia de colonias de gatos no domésticos en varios barrios y zonas de la ciudad: playa de Oza, entorno de la antigua cárcel, Adormideras, rotonda del Pavo Real, dique de abrigo y O Parrote, escuela de Náutica, Santa Margarita, Falperra, Barrio de las Flores, Palavea, Eirís y Os Castros, todas ellas gestionadas desde este año por la asociación. Sus gatos ya han sido esterilizados “con cargo a los presupuestos municipales”, apunta Medio Ambiente.

El control de las colonias se canaliza desde el año 2018 a través de convenios de colaboración con las entidades, en este caso Asociación Coruña Gatuna, Felinos Felices, Gatuchiños y Micos e Nós. El plazo inicial del acuerdo era de seis meses, pero se prorrogó hasta el 31 de diciembre de 2020. El Ayuntamiento destaca el “impacto positivo” que ha tenido esta “experiencia enormemente enriquecedora” desde el punto de vista del control de plagas urbanas de roedores y del bienestar de los animales.