Hay a quienes el espíritu navideño no se lo quita ni la más dura de las pandemias y se muestran dispuestos a celebrar estas fiestas con la mayor alegría posible. Un taxista coruñés se encuentra en este grupo de personas, ya que circula estos días por las calles de la ciudad con un pequeño árbol de navidad colocado en el techo de su vehículo, por lo que llama la atención de quienes lo observan. Hasta ahora era la Compañía de Tranvías con sus mensajes en el frontal de sus autobuses la única que ponía una nota de color en la navidad coruñesa, pero este taxista está dispuesto a demostrar que también este medio de transporte puede alegrar estas jornadas festivas.