La Concejalía de Medio Ambiente tiene sobre la mesa un proyecto para regenerar la playa de Bens y para que, en el futuro, se convierta en un arenal al que puedan bajar los vecinos con sus perros —o sin ellos— durante todo el año a dar un paseo y/o a tomar el sol. La concejala del área, Esther Fontán, explica que el proyecto todavía no está cerrado, pero que su intención es presentárselo a Repsol, ya que su factoría está en el entorno, para que incluya la regeneración de este enclave en sus planes medioambientales y, de este modo, colabore en las actuaciones necesarias para adecentar esta pequeña cala.

El proyecto todavía no se ha presentado formalmente a la compañía, aunque Fontán espera reunirse con los representantes de Repsol para “alcanzar un acuerdo” con ellos. En esta estadio todavía inicial del plan de recuperación, Fontán hace referencia ya a dos fases o dos circunstancias que hay que tener en cuenta a la hora de acometerlo.

Por una parte, la arena de la playa y, por la otra, la canalización del desagüe que está en un lateral de la cala y que viene referenciado en la información que aporta el Ministerio para la Transición Ecológica en su web. “En el entorno de esta playa se encuentra el sumidero de aguas residuales de A Coruña y otro de la refinería de petróleos, así como una caseta de bombas de fecales del Ayuntamiento de Arteixo, cuyo aliviadero vierte a la playa”, consta en las observaciones. Fontán asegura que el arenal está en unas condiciones “lamentables” y apunta que, incluso “a los vecinos de Bens, les da pena” tener tan cerca la cala “y no poder utilizarla”. “La idea que tenemos es recuperarla, primero, el arenal, que está en una situación muy mala, porque no es que esté solo sucio, es que tiene hierbajos, pero es fácilmente subsanable con un dragado de la arena y con una limpieza a fondo”, explica Fontán. La competencia de la regeneración no es municipal, sino estatal, aunque el Concello puede impulsar esta actuación y solicitar que se realice. Fontán aclara que, en estos casos, Costas no suele poner problemas, sino todo lo contrario

Por otra parte están los vertidos a la cala, que también tendrían que ser atajados para mejorar las condiciones del arenal.

“La calidad del agua para bañarse es nefasta y ahí tenemos que implicar a las industrias colindantes, en particular, a Repsol, con la que espero tener una reunión porque están acometiendo proyectos medioambientales muy ambiciosos, que son de elogiar, y espero que podamos llegar a un acuerdo para que incluyan la recuperación de la playa de Bens en esos proyectos”, relata Fontán, que tiene como objetivo que, tras unas actuaciones de acondicionamiento, este enclave pueda ser un arenal para uso compartido entre personas y mascotas durante todo el año.

En una acto con escolares, al que no pudo acudir Fontán, la alcaldesa, Inés Rey, adelantaba hace unas semanas, que estaban trabajando en esta idea, ya que era una reivindicación de los vecinos y que era factible hacerlo en este arenal, ya que no opta a la bandera azul, como Riazor o el Orzán, que hace incompatible la convivencia de perros y bañistas en verano. Para esta zona, Medio Ambiente tiene otro proyecto, pero no para desarrollar este año sino el próximo, que es la adecuación del paseo de la playa a la depuradora.