Una ventana abierta de par en par para que pique la curiosidad, para que corra el aire del conocimiento, también coruñés. En pleno confinamiento y en sintonía con las recomendaciones europeas, el Real Patronato de la Biblioteca Nacional aprobó “la supresión de pago por el uso comercial de las imágenes digitales en dominio público”, con lo que ese pequeño dique derribado suponía liberar “220.000 títulos, unas 30 millones de páginas procedentes de la Hemeroteca Digital y la Biblioteca Digital Hispánica” para que todo usuario desde su casa, en cualquier punto del planeta y a golpe de varios clic pudiese “acceder, descargar, modificar y compartir” todo ese ingente material libre de derechos de autor.

Son “manuscritos, incunables, libros antiguos, partituras, mapas, periódicos y revistas históricas”, tal y como revela la propia BNE, entre los que se cuelan joyas coruñesas, accesibles a investigadores y curiosos, una posibilidad efectiva desde el pasado mes de noviembre después de los ajustes técnicos realizados en la aplicación informática.

Desde la Descripción Corográfica de la Ciudad de La Coruña, vista de la Parte Oriental, en la que en el trazo del coruñés Baltasar de Robles da a conocer cómo era su ciudad en el siglo XVIII, hasta etiquetas de hoteles o publicaciones divulgativas de hace un siglo de Francisco Tettamancy, pasando por mapas, vistas, carteles, retratos, cartas, partituras...

Cartel de El Fénix Coruñés del s. XIX.  | // BNE

Cartel de El Fénix Coruñés del s. XIX. | // BNE

Plano de la Torre de Cornide en 1762.  | // BNE

Plano de la Torre de Cornide en 1762. | // BNE

Mapas. Los amantes de la cartografía o los que desean alimentar la nostalgia o imaginar cómo era su ciudad en otro tiempo tienen material para detenerse. Tras la obra de De Robles, aparecen multitud de opciones, entre ellas mapas del Puerto o de las rías de A Coruña, Betanzos y Ferrol, un croquis de la provincia en la que se detallan todas las vías de comunicación (carreteras, vías férreas...) y, sobre todo, un documento de finales del s. XIX en el que rodeando a un mapa-callejero de la ciudad con una amplia vista general surgen más de una decena de imágenes de los puntos neurálgicos. Las calles principales, la Torre, todas las iglesias, el antiguo Gobierno Civil... Todo está ahí. También se encuentra disponible otro plano en el que sobre el papel se adivinan los movimientos de cada uno de los contendientes en la Batalla de Elviña de 1809.

Vistas. No todo es fijarse en las escalas, también hay del siglo XIX vistas a todo color de la iglesia de Santiago, del Cantón en libros de viajes o desde Santa Margarita con jóvenes campesinos de los alrededores de A Coruña, esos que no tenían cabida en las instantáneas de la aristocracia.

Retrato de María Pita.  | // BNE

Retrato de María Pita. | // BNE

Un paseo coruñés por los fondos de la Biblioteca Nacional

Un paseo coruñés por los fondos de la Biblioteca Nacional

Cartelería. No es el material más abundante, pero sí el más llamativo. Del cartel del almacén de música de Canuto Berea (1895-1905) al del Fénix Coruñés promocionando sus tés, cafés y chocolates. La colección de etiquetas de los hoteles coruñeses devuelven a la vida a algunos ya desaparecidos como El Embajador o totalmente transformados como el Atlántico, entonces Atlantic.

Música. Las partituras, profusamente ornamentadas, tienen cabida en esta miscelánea coruñesa. De Canuto Berea, del maestro Chané, de muiñeiras, del Negra Sombra de Juan Montes. Algunas piezas se pueden oír desde el salón de casa con solo darle al play en los archivos de audio.

Un mapa de las rías de A Coruña, Betanzos y Ferrol

Retratos. Hay un buen muestrario. El primero, una recreación de María Pita, del XIX. También están archivadas imágenes de aristócratas y políticos como el padre de Emilia Pardo Bazán o de filántropos como Eusebio da Guarda. Algunas son de protagonistas desconocidos, sobre todo mujeres, pero ya posteriores.

Cartas. La Biblioteca Nacional guarda también mucha correspondencia que llegó a sus fondos a través de las donaciones de material que era custodiado por las familias. En este apartado epistolar, destaca Emilia Pardo Bazán. Se pueden consultar sus misivas a Luis Vidart, Francisco Fernández Villegas, José Castillo y Soriano...

Partituras de obras de Juan Montes y el maestro Chané.  | // BNE

Partituras de obras de Juan Montes y el maestro Chané. | // BNE

Un croquis del mapa de comunicaciones de la provincia de A Coruña | // BNE

Libros. Hay muchos ejemplos, la mayoría de divulgación coruñesa, alguna del siglo XIX: una memoria ensayo de la cárcel de 1821 de Antonio Benito Fandiño o una historia de la ciudad de Enrique Vedia, de la misma época. Entre las múltiples entradas, destacan varias de las obras de uno de los alcaldes más famosos de la ciudad, Manuel María Purga y Parga, Picadillo. Se pueden leer sus recetas de cocina, también un relato autobiográfico su vida política, cercenada en 1918 por la Gripe Española.

Torre de Hércules. El emblema coruñés no podía faltar. El plano de 1762 de José Cornide, el de Manuel Navarro un siglo después. Tettamancy escribió sobre ella en 1920.

Un plano con vistas de la ciudad de finales del siglo XIX

Un paseo coruñés por los fondos de la Biblioteca Nacional

Etiquetas de hoteles como el Finisterre y el Embajador, entre 1930 y 1960. | // BNE

Media docena de publicaciones hemerográficas

Esta liberalización no solo afecta a la Biblioteca Digital Hispánica, también a la Hemeroteca Digital sin derechos de autor de este organismo. No es de lo más nutrido que ofrece la Biblioteca Nacional, ya que a través de Galiciana o de la digitalización del proyecto de Biblioteca Virtual de la Prensa histórica del Ministerio de Cultura y Deporte (La Coruña Moderna, El Orzán, El Noroeste o La Hoja del Lunes) hay más oferta, pero se puede indagar en algo más de media docena de publicaciones de A Coruña que sirven como fuente de investigación alternativa. Desde 1808 en adelante están disponibles para “acceder, descargar, modificar y compartir” fondos de cabeceras como Diario de la Coruña, Diario Exacto en sus diversas versiones, Galicia (La Coruña, 1887), Los Guerrilleros por la religión, la patria y el rey o Diario-polémico-religioso de La Coruña, La Voz del Obrero o la Guía-indicador de La Coruña y de Galicia. Hay hasta una publicación del extinto Ayuntamiento de Oza, anexionado a A Coruña en 1912. Su nombre es La Montaña y ofrece reivindicativos ejemplares entre 1898 y 1899.

Y estas son solo las referencias en la prensa de A Coruña hay más cabeceras de Galicia y del resto del territorio, alguna del extranjero, que también han atendido y se han fijado en la ciudad y su comarca, aunque no fuesen su razón de ser. Un mundo por descubrir y explorar al alcance de la mano.