La Junta de Gobierno local aprobará hoy la renuncia a adjudicar el contrato de organización y gestión del programa de las becas para estudiar primero de Bachillerato en Estados Unidos. La evolución de la pandemia, con más casos que en marzo, obliga a cancelar esta iniciativa ya que, según el Concello, resulta “imposible garantizar una asistencia sanitaria adecuada a los participantes”.

El pasado julio, la Junta de Gobierno local acordó autorizar el gasto de 650.000 euros para la contratación del servicio de organización y gestión del programa de becas USA, con una duración de tres años prorrogables anualmente por dos años más. La empresa New Link Education presentó la oferta más ventajosa, pero entre octubre y noviembre la situación empeoró, aumentaron los contagios por coronavirus y se paralizó la tramitación del procedimiento desde el servicio de contratación.

Según el informe del Centro de Coordinación de Alertas y emergencias sanitarias del Ministerio de Sanidad emitido hace una semana, “los datos de los casos confirmados y sospechosos a siguen repuntando en niveles superiores al tope alcanzado en marzo de 2020, con una evolución que se prevé de nuevo al alza, ante una probable tercera ola de contagios en los meses venideros”. Este documento señala también que Estados Unidos es “el país con más casos confirmados fuera de Europa”.

Ante el incremento de casos de COVID-19 después de verano, el pliego de prescripciones administrativas del contrato incluyó una mejora en la póliza de seguro de los estudiantes que cursarían primero de Bachillerato en Estados Unidos. Así, se cubriría el desplazamiento a EEUU de dos familiares en caso de hospitalización por un período superior a 7 días y la cobertura del gasto de estancia de los mismos por un máximo de 750 euros (75 euros día, durante una semana). Un servicio “insuficiente”, según el Concello que, aclara en el informe de renuncia que, aunque “los pliegos hubiesen previsto pólizas de seguro que cubriesen adecuadamente los gastos de la enfermedad y el desplazamiento de familiares, ante la incertidumbre de la situación sanitaria actual y su efecto en las distintas personas resulta imposible garantizar la prestación de una asistencia sanitaria adecuada”. Además, hay que tener en cuenta que Estados Unidos prohíbe la entrada a los ciudadanos extranjeros que hayan estado físicamente en el espacio Schengen, España incluida, durante los catorce días anteriores a su entrada o solicitud de entrada, lo que imposibilita que los familiares se desplacen allí en caso de que algún estudiante esté enfermo.

No obstante, la decisión del Gobierno local de no adjudicar ahora este contrato no implica la imposibilidad de volver a licitarlo cuando “la crisis sanitaria recupere valores estables o consiga controlarse la enfermedad en los próximos meses a raíz de las campañas de vacunación puestas en marcha”, según recoge el informe municipal.