El mercado provisional de Adormideras ya está en funcionamiento y en él realizarán sus ventas los placeros durante los próximos cinco meses, el tiempo que durarán las obras de reforma integral del edificio. El Gobierno local anunció que en primavera estará renovada toda la plaza de abastos, una actuación que tendrá un coste de casi dos millones de euros (el 80% financiado con fondos europeos).

Con esta obra se liberará el espacio interior de las dos plantas. La de arriba quedará diáfana para acoger cualquier tipo de evento organizado por los vecinos, y en la de abajo se reorganizarán los puestos y se trasladarán al centro para que la fachada esté totalmente abierta a la calle. Todo el edificio estará acristalado en su perímetro para darle más visibilidad a la actividad comercial.

La concejal de Comercio, Mercados y Barrios, Diana Cabanas, visitó ayer este mercado provisional y recordó que la “prioridad” es apostar por plazas y comercio de proximidad.