La Policía local tramitó ayer 46 denuncias por infringir las medidas anti-COVID y hoy y mañana mantiene un dispositivo con "controles e inspecciones con agentes de paisano y uniformados", según comunica el Concello, en el que se prestará especial vigilancia a zonas de previsible concentración de personas, en los "entornos de centros o zonas comerciales, en calles con una importante concentración hostelera o en puntos de la ciudad en los que los jóvenes se reúnan para hacer botellón".

De entre casi medio centenar que vecinos que fueron amonestados, 23 fueron sancionados en un mismo establecimiento hostelero, con licencia de café bar, en el que "los clientes no llevaban mascarilla y, además, se estaba excediendo la capacidad máxima permitida en terraza, donde también se estaba permitiendo el consumo de pie de los clientes".

El 092 tuvo que intervenir también en un centro comercial do Ventorrillo, donde había una concentración no autorizada de jóvenes en la que algunos estaba realizando un botellón y que se saldó con 15 denuncias.

El balance de infracciones se distribuye en 18 denuncias por no emplear mascarilla, 14 por reunirse en grupos de más de cuatro personas no convivientes, cinco por realizar botellón, otras tantas por fumar en la vía pública o en terrazas de locales de hostelería sin respetar o garantizar la distancia mínima de seguridad, dos por saltarse el cierre perimetral y otras dos por denuncias a locales de hostelería, una de ellas al bar de los 23 denunciados.