La delegación coruñesa del Colegio de Arquitectos (COAG) ha abandonado un grupo de trabajo de la Mesa de Movilidad del Concello, en el que se debatían los cambios de circulación y estacionamiento en la ciudad y del que formaban parte como profesionales independientes invitados por el Gobierno local. La razón de la renuncia es la filtración a través de un medio de comunicación de un documento sobre la implantación del carril bus en Juan Flórez, cuya puesta en marcha fue anunciada por la Concejalía de Urbanismo para el pasado 2020.

En una carta enviada al resto de miembros del grupo de trabajo y difundida entre los colegiados, explican que el documento, de carácter “interno”, fue elaborado “a petición de la mesa y conteniendo las observaciones que se solicitaron por escrito”. Los arquitectos coruñeses afirman que, “frente al clima de confianza que presuponíamos que existía”, se toparon con una “falta de lealtad” al ver difundido el texto. La directiva del COAG insiste en que se trata de “un documento de trabajo interno” y no un “informe”. La filtración conlleva, según el escrito, “una falta de confianza que hace imposible” que puedan “continuar cualquiera de los tres” representantes del colegio en el grupo de trabajo, al que acudían entendiendo “que las opiniones, a veces discordantes, contribuyen a un debate, primero interno”.

El trazado de carril bus que proyecta el Concello en Juan Flórez para que el transporte público circule desde Federico Tapia a la plaza de Pontevedra en el sentido contrario al resto de los vehículos obliga a reservar a los buses el tramo de la primera de esas vías situado a un nivel inferior que el resto de la calzada y que se extiende desde el cruce con Pardo Bazán y hasta el de Marcial del Adalid. Ese sector quedaría limitado en exclusiva al paso de los buses.