El primer caso positivo del cribado masivo que el Sergas puso ayer en marcha para detectar casos de asintomáticos de coronavirus en la población de 18 a 60 años de la ciudad se detectó a los quince minutos de comenzar las pruebas. Y es que, el test de antígenos, como el que se está realizando en Expocoruña desde ayer, revela el resultado sin necesidad de que la muestra viaje a los laboratorios del hospital.

“No me gusta hacer la comparación, pero para que se entienda, es similar a un test de embarazo, se toma la muestra [por vía nasal, como la PCR], se pasa a una celulosa con anticuerpos y, en quince minutos sabemos si es o no positivo”, explicaba ayer, en las primeras horas del cribado, el coordinador de técnicos de laboratorio, Juan Pérez Gómez.

Los vecinos de los centros de salud de Os Mallos, Matogrande, Elviña y Mesoiro que acudieron ayer a hacerse la prueba fueron citados el día anterior por SMS para participar en este cribado, que es voluntario y que prevé atender a unas 4.500 personas al día. La realización masiva de pruebas también empezó ayer para los pacientes de la Casa do Mar, que han de acudir a la entrada de las dependencias del Instituto Social de la Marina, al lado del centro de salud y no al Punto de Atención Continuada.

El gerente del área sanitaria de A Coruña y Cee, Luis Verde, confirmó ayer a este diario que, durante la mañana de ayer, se habían detectado casos positivos, el primero de ellos, a los quince minutos de empezar, y que eso permitiría “romper la cadena de contagios”, ya que las personas que acuden a este cribado son asintomáticas y, con su aislamiento y seguimiento médico, pueden ayudar a frenar la tercera ola.

9

Arranca el cribado masivo en A Coruña Carlos Pardellas

La prueba que se realiza en esta ocasión es un test de antígenos cuyo resultado se conoce en aproximadamente quince minutos y que no necesita confirmación, ya que es diagnóstica. Si los participantes no reciben la llamada del Sergas tras haber realizado la prueba es que han dado negativo. Si, por el contrario, el test da positivo, los sanitarios se ponen inmediatamente en contacto con el paciente, mediante una llamada telefónica para pedirle que se confine y que siga las instrucciones que, después, le dará su médico de cabecera.

“Citamos a 4.500 personas al día, esperamos convocar a 150.000, así que, por ahora aún es pronto para hacer balance de la participación”, comentó ayer Verde, toda vez que se registraron, sobre todo, durante las primeras horas, colas en la explanada de Expocoruña. Y es que, si bien la fila de Mesoiro y la de Matogrande avanzaban sin problemas durante la mañana, en la de Os Mallos se produjo un retraso de media hora, y a las diez de la mañana aún estaban pasando los citados a las 09.28 horas. Esto produjo cierta desorganización en la fila, ya que eran los propios vecinos los encargados de decirse los unos a los otros a qué hora habían sido citados para ocupar su lugar en la cola.

Cada una de las tres entradas de Expocoruña habilitadas para realizar los test de antígenos tienen en la puerta de entrada un cartel con el nombre del centro de salud al que se deben dirigir los vecinos citados —ayer, por ejemplo, había una para Os Mallos, otra para Matogrande y otra para Elviña-Mesoiro—. Las personas citadas han de acudir a la hora marcada, para evitar aglomeraciones en la entrada. Cuando les toca su turno, tienen que entrar en el recinto, en el que un auxiliar administrativo comprueba su identidad y les da una etiqueta. Después, el personal de enfermería toma la muestra y se la pasa a los técnicos de laboratorio, que la analizan y notifican los positivos a través del sistema informático para que los contagiados sepan que lo están.

En las primeras horas del cribado, con el mensaje en la mano, algunos de los citados tuvieron dudas de si tenían que hacerse la prueba obligatoriamente o si era voluntaria, un hombre, incluso, acudió a la hora marcada y, justo en la fila, le llegó el resultado de una PCR que se había hecho un día antes, así que, en su caso, se salvó de la lluvia que cayó después, ya que se fue a casa.

“Lo importante de este cribado es que consigamos disminuir la presión en los centros de Atención Primaria y también en los hospitales y eso lo hacemos detectando a los asintomáticos y cortando la transmisión al aislarlos”, explicó ayer el gerente del área sanitaria.