Una grúa de gran tamaño retiró ayer de la cubierta del edificio de Cuatro Caminos el rótulo del Banco Pastor que lo coronaba. La actuación deja al inmueble que le sirvió de sede central en el Cantón Pequeño como el último lugar en el que quedará un rótulo del Pastor, ya que la normativa urbanística prohíbe al Santander, la entidad financiera que adquirió a la coruñesa, sus sustitución al estimar que la instalación de uno nuevo “altera las condiciones y percepción del edificio”.

Esa decisión municipal permitirá conservar, al menos en la que fue su cabecera, la imagen del rótulo y el logotipo del Pastor, este último nacido en 1986 y que había supuesto una gran innovación en este campo. El edificio del Pastor en Cuatro Caminos era uno de los más conocidos entre los que albergaban sucursales del banco debido a su ubicación estratégica en la plaza y a su tamaño. Además de la oficina comercial de la planta baja, la entidad financiera ocupaba algunos pisos del inmueble con diferentes departamentos de su actividad. El edificio es, además, la sede de la concejalía de Benestar Social.