El área de Medio Ambiente del Concello de A Coruña decidió ayer por precaución cerrar las playas de la ciudad ante la presencia masiva en los arenales de lo que en un primer momento se pensó que eran carabelas portuguesas con el objetivo de garantizar la seguridad de los bañistas y de la ciudadanía en general, aunque los biólogos consultados señalan que no son carabelas sino que se trata de ejemplares de pelagia noctiluca.

El Concello ha prohibido explícitamente el paseo por las playas de A Coruña, e insiste en la precaución que deben guardar los ciudadanos ante la presencia de estas especies marinas. Desde la concejalía de Medio Ambiente piden a los vecinos de la ciudad que no bajen a los arenales, una petición que se hace extensible a las mascotas. Desde el Concello reclaman, asimismo, que nadie toque ni se acerque a estos organismos para evitar los posibles perjuicios que puedan ocasionar.