La oposición municipal encajó ayer con enfado la postura de Puertos del Estado respecto al camino que indica a la Autoridad Portuaria de A Coruña para reducir la deuda por el crédito principal de 200 millones de euros por la construcción del puerto exterior: la “venta de sus activos”, entre los que incluye sus terrenos en el centro de la ciudad. Los grupos municipales de Marea Atlántica y el BNG interpretan las palabras del presidente de Puertos del Estado, Francisco Toledo, en una entrevista en la Cadena Ser y recogidas por este periódico, como la existencia de intereses urbanísticos en suelo portuario. El Partido Popular denuncia “discriminación” a la ciudad y la concejal no adscrita y militante de Unidas Podemos Isabel Faraldo censura que el Estado se “desentienda” de la deuda del Puerto. El Gobierno local aplazó ayer su análisis de la postura de Puertos a los próximos días.

Toledo, que recalcó que el endeudamiento no puede ser condonado, cuestionó la gestión portuaria en A Coruña en los últimos años y reprobó los compromisos incumplidos en los convenios de 2004, que recogían la venta de terrenos en los muelles urbanos para costear las obras en punta Langosteira. “No se han enajenado los activos para permitir bajar la deuda ni tampoco se ha materializado el traslado de Repsol después de tantos años”, comentó el presidente de Puertos del Estado. “El Puerto tiene que vender activos, evidentemente, los que tiene, para aminorar la deuda, y por otra parte, desde el Ministerio vamos a refinanciar el préstamo”, añadió Toledo.

Marea Atlántica califica estas declaraciones como “gravísimas” e “intolerables”. “Condonar la deuda no solo es posible, es la única salida realista para el Puerto. Para mantener los puestos de trabajo que dependen de la economía del mar. Lo único necesario es voluntad política. ¿O pretenden usar la deuda como excusa para justificar una operación inmobiliaria?”, se pregunta la portavoz, María García, que avanza que la próxima semana se convocará la comisión municipal sobre el borde litoral.

El BNG rechaza la postura de Puertos del Estado sobre la deuda y considera “impresentable” que la administración central ponga en duda la viabilidad económica del enlace ferroviario a Langosteira, para el que ha solicitado un nuevo estudio de rentabilidad. “El presidente de Puertos del Estado insiste en que la deuda no se puede condonar. Pues hay una solución alternativa que el BNG puso sobre la mesa: que el Estado invierta en la transformación de los terrenos portuarios una cantidad, 200 millones de euros, equivalente a esa deuda. Es una solución perfectamente viable, solo tiene que haber voluntad política por parte del Estado, como la que hubo en Valencia”, explica el portavoz nacionalista, Francisco Jorquera, quien señala que aludir a la venta de activos “es tanto como decir que hay que dar un pelotazo urbanístico en el puerto”.

El PP, muy crítico ya el martes por medio de la conselleira de Infraestructuras, Ethel Vázquez, repitió el ataque a la postura de Puertos del Estado: “La condonación de la deuda, el tren al puerto exterior y la titularidad pública de los terrenos liberados son una cuestión de ciudad y como tal deben ser abordados porque afecta a su presente y a su futuro. El presidente de Puertos del Estado, uno de los protagonistas del fracaso histórico de la reunión del martes, tiene que finalizar con la discriminación hacia nuestra ciudad y proceder a la condonación de la deuda, como hizo en Valencia, a licitar el tren, como hizo en Castellón, y a blindar la titularidad pública de los terrenos liberados”.

Faraldo apela a explorar la normativa europea, “como se hizo en Valencia”, para lograr la liberación de la deuda portuaria. “Somos críticas en el sentido de que no se pueden desentender de la situación de la deuda, estando como estamos convencidos de que hay vías para la condonación”, añade.