La Policía Local de A Coruña sumó ayer entre los turnos de día y de noche 113 denuncias por incumplimientos de las medidas contra el COVID, de las que nueve corresponden a establecimientos de hostelería: seis por exceso del aforo permitido y tres por incumplir el horario de cierre y seguir sirviendo bebidas. Además, el propietario de un local fue denunciado por negarse a identificarse ante los agentes. La infracción más recurrente fue no usar mascarilla, por la que se notificaron 44 denuncias.

En la zona de As Conchiñas el 092 tramitó 18 actas: seis por no llevar mascarilla, cuatro por reunión no permitida de más de cuatro personas, dos por fumar sin distancia de seguridad, cuatro por botellón, una a un local por fomentar el consumo de bebidas en el exterior y otra a un total de cuatro personas por desobediencia y negativa a identificarse con motivo de haberse denunciado alguna de las infracciones anteriores.

Los agentes localizaron botellones, motivo por el que denunciaron a 31 personas, dos de ellas por la noche en el parque de Santa Margarita. En un local que incumplió el horario de cierre había cinco personas que fueron sancionadas por no llevar puesta la mascarilla e incumplir el toque de queda.