La Asociación de Amigos de la Casa de las Ciencias nació el 13 de julio de 1993, y lo hizo con el objetivo de apoyar las actividades desarrolladas por la Casa de las Ciencias y colaborar con este museo en favorecer todas las formas de divulgación, popularización y educación científica.

También, según explica el presidente de la entidad, Julio Casal, “para ser un lugar de encuentro de personas, instituciones, empresas de la sociedad civil en general, interesadas en la ciencia y su comunicación”. Aunque en su nombre y en su ADN llevan la Casa de las Ciencias, con el paso de los años y con la apertura de los demás museos científicos, incluso del Museo Nacional de Ciencia y Tecnología (Muncyt), adquirieron el compromiso de apoyarlos.

Así que, como en la canción, “los amigos de mis amigos son mis amigos”, y la amistad de la asociación se extendió a la Domus, al Aquarium Finisterrae y el Muncyt.

“En nuestros 27 años de historia hemos explorado muchas maneras de comunicar la ciencia, aunque el objetivo siempre ha sido el mismo, apoyar a la divulgación científica adaptándonos en cada momento a las herramientas y formatos disponibles”, explica el presidente de esta entidad que, actualmente, cuenta con aproximadamente 600 socios. E indica que, aunque a veces no la tengamos presente, “la ciencia afecta a todas las facetas de la vida”.

“Dentro de nuestras posibilidades hemos intentado sembrar el germen de la curiosidad por conocer, descubrir y sorprendernos con la importancia de la ciencia y la tecnología en a nuestro día a día”, comenta Casal. Sin duda, la actividad que más les representa es el Día de la Ciencia en la Calle, que llevan organizando 24 años ya. Es una actividad que estará, por siempre, ligada al anterior presidente, Javier Novelle, fallecido en agosto de 2020, que era “el motor de esta romería científica”, según relatan en la asociación Este año se celebrará en el teatro Colón de forma excepcional, por la pandemia, aunque la entidad espera poder recuperar la gran romería en el parque de Santa Margarita en 2022.

La asociación también programa la actividad Durmiendo con tiburones, en el Aquarium Finisterrae, colabora con los Museos Científicos Coruñeses en el premio Luis Freire de Investigación Científica para Escolares, y organiza una salida todos los otoños para ir a buscar setas y un viaje de tres o cuatro días a destinos de interés científico.

La pandemia ha “frenado en seco” la actividad de la asociación, porque toda la programación era presencial, también la prematura muerte de Novelle les ha afectado. “Es un doble golpe del que nos estamos recomponiendo”, admite el presidente, Para las actividades, se valen de las nuevas tecnologías, para poder retomar el contacto con la difusión de la ciencia para todos los públicos y del tiempo, ya que esperan que, en 2022, puedan volver ya a hacer reuniones presenciales y seguir con el legado de Novelle.

“Estamos abordando el desarrollo de una nueva web que nos permita realizar con más facilidad actividades online. Teniendo en cuenta los tiempo actuales queremos reforzar nuestra comunicación y actividades a través de internet para ofrecer nuevas formatos a nuestros socios, hasta que poco a poco podamos recuperar la normalidad. De hecho, hemos suspendido la cuota de este año hasta que podamos ofrecer actividades”, comenta Julio Casal.