¿Será Amancio Ortega el héroe que el Deportivo necesita para superar su precaria situación? A los integrantes de la banda Caballo Prieto Azabache les gusta imaginar que sí. Sobre todo a Quique Cruzado, su vocalista, un coruñés afincado en Madrid que quiso rendir su propio tributo al equipo de su vida desde un enfoque diferente. El resultado se llama Magnate y Mecenas y rinde homenaje a dos símbolos de la ciudad: el Real Club Deportivo, un equipo que es casi una religión; y el empresario Amancio Ortega, uno de sus vecinos más reconocidos.

“En 2017, The Sun publica un perfil de Amancio Ortega en el que se dice que es propietario del Deportivo. La canción parte de que eso fue verdad e imagina cuál habría sido ese proceso hasta que Amancio Ortega se convierte en el dueño del Deportivo”

“Llevaba tiempo queriendo hacer una canción sobre el Dépor para animar al equipo y a la ciudad, con esto de que estamos de bajón, sobre todo a nivel deportivo. No quería un cántico de fondo de estadio, quería hacer algo más sentido”, cuenta Cruzado. Aunque sin dejar de reivindicarlos, sabía que no era el momento de poner el foco en las victorias y los triunfos del pasado, sino de buscar un nuevo punto de vista que insuflase los ánimos que faltaban. Dio con él casi sin darse cuenta.

“En 2017, el diario The Sun publica un perfil de Amancio Ortega en el que se dice que es propietario del Deportivo. La canción parte de que eso fue verdad e imagina cuál habría sido ese proceso hasta que Amancio Ortega se convierte en el dueño del Deportivo”, revela Cruzado. Una premisa original para la que presta su voz el cantante coruñés y declarado deportivista Xoel López. La canción repasa toda la aventura del empresario hasta el desenlace en las páginas del diario británico. “Es una canción de pop acelerado y adictivo que se va convirtiendo en himno a medida que avanza. Como en esas victorias que se cocinan a fuego lento, en las que todo el equipo importa y resuelve el flamante fichaje de invierno”, asegura el grupo.

La selección de imágenes escogidas para el videoclip, obra de Xaime Miranda, no puede ser más reveladora de su propósito: las estampas más familiares de la ciudad, tomadas desde locales como El Cabo, el Tira do Playa o el Árbore da Veira, la Deportienda e incluso el propio estadio de Riazor, se intercalan con imágenes de las victorias pasadas del equipo y objetos que revelan la celebración de una fiesta que ya ha terminado. Entre todas, destaca una: un hombre colocándose, en la solapa de la americana, un pin con el escudo del Dépor.

“A modo ficción, imaginamos la historia de que él en su intimidad quiere comprar el Dépor, que disfruta como un aficionado más, y aprovechamos para mencionar momentos concretos de la época del Dépor, como el Centenariazo”, revela el vocalista de la banda. “En la canción está el llamamiento a que se convierta en realidad, de ahí lo de mecenas, porque todos conocemos su faceta de filántropo”. La casualidad ha querido que este domingo confluyan, además, dos acontecimientos: el Dépor se juega la temporada y Ortega cumple 85 años. “Es una forma de felicitarle el cumpleaños. Solo esperamos que el Dépor gane”, pide Quique Cruzado. Desde luego, no habría mejor regalo.