La Fiscalía solicita una pena de cuatro años y diez meses de prisión para un hombre por incumplir la orden judicial de alejamiento de su expareja, allanar su vivienda dos veces en un mes, agredirla en una de las ocasiones y causar daños en el piso en otra, según consta en su escrito de calificación. La petición incluye la prohibición de acercarse a una distancia inferior a 500 metros medidos en línea recta de la mujer agredida y comunicarse con ella durante cuatro años, así como la de acudir y residir en el término municipal de A Coruña durante ese tiempo. El Ministerio público le imputa dos delitos de allanamiento de morada, uno de lesiones de género, otro de daños, y dos de quebrantamiento de condena. El juicio comenzará la próxima semana en la Audiencia Provincial.

El acusado, con antecedentes por lesiones de género y agresión sexual, está en prisión desde julio del año pasado, después de que en distintas fechas del mes anterior incumpliera la prohibición impuesta por un juzgado de instrucción de acercase a menos de 200 metros de la persona con la que había mantenido una relación sentimental y a su domicilio en la ciudad, así como comunicarse con ella por cualquier medio.

El hombre, según relata el fiscal, accedió en dos ocasiones a la vivienda estando la mujer dentro y una de las veces la agredió y empujó contra un sofá, lo que le causó una contusión en un muslo y tuvo que ser asistida por el Sergas. Según Fiscalía, el hombre sabía que no debía acercarse a su expareja y a raíz de ello estuvo detenido tres días del mes de junio y uno de julio, fecha en la que se acordó su prisión provisional.