Puede llegar a parecer que el día de Paula Zavala tiene más de 24 horas. No desvela su truco para llegar a todo, pero es capaz de combinar su trabajo de enfermera en el colegio Escolapios con las marcas de ropa de bebés y accesorios que ha lanzado para dar rienda suelta a su creatividad. Y eso que todavía tiene planes en mente para continuar con su carrera de emprendedora. “No paro y siempre aprovecho los fines de semana porque es cuando tengo más tiempo”, desvela.

Desde el momento en que entró en Enfermería tuvo claro que en su trayectoria laboral siempre iba a haber niños y niñas de por medio. “Entré en la carrera con la idea de ser matrona porque me encantan los niños. Siempre me gustó el mundo infantil”, confiesa. Por eso cuando estaba en segundo de carrera y su pareja, que es informático, le propuso crear una página web, se decantó por la moda infantil. “Empecé vendiendo cosas de otras marcas, pero poco a poco me fui enganchando y empecé a hacer mis propias prendas”, cuenta.

No tenía una formación previa, pero hizo varios cursos y las ranitas, pantalones y vestidos empezaron a salir. Así nació Petit Poussin. Desde aquello han pasado casi cinco años y Paula Zavala suma ya más de 26.000 seguidores en Instagram. Y no es una casualidad. “Es una labor de constancia, de publicar todos los días. Requiere un esfuerzo e invertir en publicidad”, detalla.

El confinamiento le sirvió para asentarse en el mercado y llegó a “triplicar las ventas”, señala. Entre pedidos y mensajes de sus seguidores, Zavala se dio cuenta de que las telas de Liberty London, con pequeñas florecitas de colores, eran lo más buscado. “Me llamó la atención que tenían muchísimo éxito, así que hace unos meses decidí crear otra marca, Miss Volvoret, para vender complementos hechos con estas telas”, informa.

Su pasión por la moda no le hace descuidar su faceta de enfermera. Además de trabajar en el colegio Escolapios, la coruñesa gestiona un blog con consejos materno-infantiles. “Cuando estaba estudiando las oposiciones, se me ocurrió abrir el blog y plasmar las cosas que iba aprendiendo. Es cierto que durante un tiempo lo dejé de lado, pero ahora lo he vuelto a recuperar”, explica.

Y aún tiene planes en mente porque su reloj creativo no para. “Mi intención en un futuro no muy lejano es abrir una clínica online dedicada a materno-infantil, pero incluyendo a otros profesionales de ginecología, pediatría, psicología y nutrición”, desvela Paula Zavala, que como enfermera cree que todavía hay mucho que avanzar en los cuidados de la mujer, la gestante y el bebé. “Vas al ginecólogo y a la matrona y te preparan muy bien para el parto, pero cuando llegas a casa te ves sola y ahí hace falta una figura de acompañamiento”, razona. De momento, eso sí, descarta abrir una tienda física de sus marcas de ropa y accesorios porque “el mundo online funciona muy bien”.