Las calles San Andrés y San Nicolás y la plaza de España en la zona de Pescadería, y Damas y la plaza de las Bárbaras en la Ciudad Vieja son las áreas de los dos ámbitos de actuación del programa Rexurbe en A Coruña con mayor valoración catastral. El metro cuadrado en estas calles oscila entre los 1.518 y los 2.013 euros, según la parte en la que se encuentren las edificaciones. Estos valores aparecen en un anexo sobre la repercusión del suelo que contiene la documentación del plan autonómico por el cual la Xunta adquiere edificios en mal estado para rehabilitarlos y darles uso en régimen de alquiler, cuya convocatoria de 2021 se abrió esta semana con la ciudad como uno de los tres municipios de intervención.

En algunas de estas zonas hay inmuebles y solares en estado de abandono o ruina y otros con distinto grado de deterioro, pero en otras las viviendas son nuevas o están bien conservadas. La repercusión del suelo es el valor resultante de dividir el valor total del suelo por la superficie total construida o construible de un inmueble. Se expresa en euros por metro cuadrado construido y se calcula en base a la utilización óptima del suelo atendiendo a la máxima edificabilidad y tipología de edificación posibles. Requiere del conocimiento de los valores de mercado y el coste de construcción del edificio, factores que, junto a la localización, determinan el valor catastral.

Por encima de los 1.500 euros el metro cuadrado hay inmuebles en toda la calle San Andrés, por encima de los 2.000 euros junto a la plaza de Pontevedra y de 1.639 euros a ambos márgenes entre la calle Sol y la plaza Cormelana; baja un poco el valor a los 1.507 euros en el tramo entre Sol y San Nicolás. En esta calle, en la plaza de España, Rúa Alta a la altura de la calle Socorro, Pórtico de San Andrés y Corralón los valores están entre los 1.254 y los 1.639 euros el metro cuadrado.

Estas cifras corresponden al ámbito de Pescadería (eje Orzán-Panaderas) en el que los propietarios de edificios en mal estado pueden ofertarlos a la administración gallega para que esta los compre, rehabilite y posteriormente ofrezca en alquiler, un plan urbanístico para el que dispone de un millón de euros solo en la ciudad. El otro ámbito es la Ciudad Vieja, donde los valores de repercusión del suelo son altos en Damas —el más elevado es el de la casa Cornide—, Puerta de Aires, Santa María y la plaza de las Bárbaras, entre 1.200 y 1.800 euros.

Los valores más bajos, por el contrario, se localizan en Herrerías (donde se ubican las escuelas populares gratuitas y el colegio Cidade Vella) en el caso del casco histórico (676 euros); y en diversas calles del entorno del Orzán en el ámbito de Pescadería, la mayoría con inmuebles en ruina desde hace décadas, como Orzán, Perillana, Pastoriza, Callejón del Africano, Mariñas, Vista y plaza José Sellier. En estas zonas la repercusión del suelo solo llega a valores de entre 253 y 374 euros el metro cuadrado.

La Consellería de Medio Ambiente tiene en cuenta estos valores catastrales para analizar las eventuales ofertas que pueda recibir por parte de los interesados en vender sus propiedades y afrontar a continuación el proceso de rehabilitación y puesta en uso. En la convocatoria de 2020 no hubo ninguna oferta, pero la Xunta volvió a incluir A Coruña en la siguiente con el mismo importe en los presupuestos anuales, un millón de euros, si bien requirió al Ayuntamiento que colaborase en la promoción del programa Rexurbe entre los titulares de inmuebles. El departamento de Urbanismo ha evaluado las propiedades susceptibles de ser vendidas mediante el contacto directo con sus dueños, aunque todavía no ha informado de cuántos son. El plazo para ofrecer edificios y solares a la Xunta finaliza el 9 de julio.