Treinta y siete inmuebles y solares deteriorados o en estado de semiabandono de la Ciudad Vieja y de Pescadería son candidatos de momento a ser adquiridos y rehabilitados por la Xunta para facilitar en ellos viviendas de promoción pública en régimen de alquiler. Tal número de edificios han sido inventariados por el Concello con el fin de que entren en la segunda participación de la ciudad en una convocatoria del plan Rexurbe, con el que el Gobierno gallego pretende revitalizar conjuntos históricos y zonas urbanas degradadas. El área de Urbanismo ha contactado con parte de los 37 titulares y con una decena de ellos, según fuentes municipales, se está en una situación favorable para llegar a acuerdos que supongan la venta de los inmuebles.

La alcaldesa, Inés Rey, y la conselleira de Medio Ambiente, Ángeles Vázquez, explicaron ayer a colectivos vecinales y comerciales de Pescadería y Ciudad Vieja las características principales del programa Rexurbe. “Hay edificios en ruina o en mal estado de los que se desconoce a sus propietarios. Nos gustaría saber cuáles son esos que por ahora son candidatos a ser comprados y reformados, pero aunque nos imaginamos cuáles son algunos, no lo sabemos”, comenta Adolfo López, presidente de la Asociación Comercial y Empresarial Ciudad Vieja (Aceca). “La idea de la Xunta es buena, destina pisos al alquiler social, pero vemos que hay espacios públicos deteriorados y no hay dedicación suficiente a conservar la población de esas zonas ni a mejorar los espacios”, cree Pedro Roque, uno de los portavoces vecinales del casco histórico.

Tras el encuentro con los vecinos, Rey y Vázquez dieron un paseo desde la plaza de María Pita hasta la calle Orzán, donde solares vacíos, edificios en ruina y bloques reformados conviven en la misma acera. “La ciudad da un paso más dentro de este proyecto del que es pionera en Galicia, con el que buscamos la definitiva regeneración arquitectónica, económica y social de los ámbitos más degradados de nuestra zona histórica”, comentó la alcaldesa. “Este año, con colaboración institucional y con el fin de perseguir el objetivo de las dos administraciones de poner en valor la ciudad, trabajaremos sin descanso para obtener viviendas y locales comerciales que revitalicen los barrios. Esperemos que sea un éxito total”, dijo la conselleira.

El resultado no fue el esperado en la convocatoria de 2020, la primera en la que participó A Coruña. Ningún titular de inmuebles de Pescadería ofertó sus propiedades y el Concello se comprometió a impulsar el plan, para lo que trató de contactar directamente con los dueños. La Xunta volvió a presupuestar un millón de euros para la convocatoria de este año, que finaliza el próximo 9 de julio, en la que añadió la Ciudad Vieja, de manera que los dos ámbitos de intervención del programa coinciden con las áreas Rexurbe de A Coruña.

Esta denominación se atribuye a las zonas en las que los concellos, por iniciativa de la Xunta, planifican intervenciones urbanísticas para la recuperación de las condiciones habitacionales, ambientales y sociales de conjuntos históricos catalogados como Bien de Interés Cultural en situación de degradación. Urbanismo aún redacta el plan de dinamización de sus áreas Rexurbe.