El Ministerio para la Transición Ecológica ha publicado ya el resultado de las ofertas económicas de las diez empresas que se presentan al concurso para regenerar la ría de O Burgo. El Ministerio tiene como presupuesto de licitación 40,16 millones de euros, que se convierten en 48,59 millones tras el pago de los impuestos. Las empresas reducen ese presupuesto en un mínimo de once millones, ya que ninguna de ellas ha presentado una oferta superior a los 30 millones de euros.

Dos de ellas, lideradas por Copasa y Lantania, han presentado unos presupuestos que se consideran en baja temeraria, al ofrecer una rebaja muy superior a la media de los licitadores, que es del 32,29%. Copasa ofrece un 40,99% y Lantania un 38,38%. En la apertura de este tercer sobre, el plazo de ejecución se mantiene en 26 meses.

El conglomerado de empresas Azvi, Perforaciones Expoa y Licuas se compromete a realizar las obras de dragado y regeneración del estuario por 28,69 millones de euros; Comsa, Lantania y Vázquez Reino, por 27,74 millones, un precio que, por estar por debajo de la media, se considera temeraria, como la de Copasa, Torrescamara y Atesvi, que presupuestó los trabajos en 23,7 millones de euros; Ferrovial Construcción y Ciomar presentaron una oferta de 28,89 millones de euros; Rover Maritime, Rover Infraestructuras y Alvac, de 28,68 millones; Sociedad Anónima de Trabajos y Obras y Construcciones López Cao hicieron una propuesta de 27,41 millones y Acciona Construcción y Matía Arrom Bibiloni presentaron un presupuesto de 26,64 millones de euros.

La propuesta de Dragados y Drace asciende a 26,50 millones de euros ; la de la UTE Obras Generales del Norte, Asch Infraestructuras y Drasemar, a 27,52 millones; y la de Puentes y Calzadas, Arias Infraestructuras, Petrolam, DragSur y Salvador Higuera Corta es la más alta, ya que es la única que sobrepasa los 29 millones de euros (29,13 millones). Estas propuestas serán ahora estudiadas y valoradas para su posterior adjudicación. Esta obra se cofinanciará con fondos europeos.

Los mariscadores de la ría de O Burgo demandan a Xunta y Estado que se pongan de acuerdo para pactar un plan social de ayudas, ya que no podrán faenar en la zona mientras duren las obras. Sus planes de explotación se cancelarán en cuanto se adjudique el contrato, por lo que los mariscadores aseguran que, si no hay un acuerdo para compensarles por impedirles trabajar, paralizarán las tareas de regeneración del estuario, negándose a retirar la cría de almeja y, también, manteniendo su actividad, a pesar de no estar autorizada.