El acusado de intentar matar a un policía en la comisaría de Lonzas alegó ayer en el juicio que se celebra en la Audiencia de A Coruña que lo agredió después de una provocación y que el agente le dirigió comentarios lascivos sobre su mujer.

Según relata la Fiscalía, los hechos ocurrieron en febrero de 2019 en la comisaría de Lonzas en A Coruña. El acusado solicitó ir al baño a un agente alegando que se encontraba mal. Al volver, se tiró encima del agente y lo intentó asfixiar. Aunque el policía logró soltarse, el acusado lo volvió a derribar y a agredir, según señala el escrito del Ministerio fiscal, que solicita nueve años y cinco meses de prisión. Por su parte, la defensa intentará rebajar la pena alegando que solo se trata de un delito de lesiones.

El acusado dijo que el agente lo provocó con comentarios lascivos sobre su mujer y reconoció que le tiró una manta con la agredirlo pero no de escapar. En su testimonio, el agente víctima de la agresión declaró que temió por su vida durante el incidente.