La Dirección Xeral de Patrimonio de la Xunta ha pedido explicaciones por las obras del Cantón y la Marina, que suponen la reducción a dos carriles para ganar espacio para peatones y bicicletas, por no contar con su autorización. Según fuentes autonómicas, las obras han de suspenderse temporalmente hasta contar con su visto bueno pero fuentes municipales replican que el Concello no considera paralizada la obra al entender que la Xunta no tiene competencias para ello al encontrarse dentro del ámbito del Plan Especial de Protección y Reforma interior de la Ciudad Vieja y Pescadería. Según señaló el portavoz municipal, José Manuel Lage, en el pleno que se celebra esta mañana, las obras no están paralizadas sino que la administración autonómica ha pedido el expediente para su revisión. Argumenta que las obras no tienen proyecto como tal porque se limitan a trabajos considerados como "mantenimiento".

Las máquinas se retiraron de la zona esta mañana tras haberse eliminado ya bloques de granito instalados por la pandemia a e incluso haberse comenzado a picar en algunas zonas pero el Concello responde que seguirán trabajando.

"Las obras no deben continuar" en tanto no se dé el cumplimiento al requirimiento de informar "sobre el alcance de las obras con el objeto de poder concluír sobre la correcta tramitación del projecto", asegura el organismo autonómico en el escrito enviado esta mañana al Concello. Patrimonio apunta que se "están ejecutando" actuaciones de "reordenación en la zona centro de la ciudad, Cantones y avenida de la Marina, que parecen ser previas a una remodelación general" y, como desconoce "cuál va ser el alcance final" de las mismas y asegura que al ser ámbito Pepri debe "autorizarlas", da cinco días de plazo para que le sean notificado y detallado el proyecto.