La nueva ordenación prevista para la zona de A Sardiñeira motivada por un fallo judicial que obliga a cambiar el plan general dio lugar a un pacto entre el Concello y los propietarios de los terrenos afectados que concluyó con la cesión de forma gratuita al patrimonio municipal del edificio que albergó el antiguo concesionario de automóviles Conde Medín, situado en la avenida do Ferrocarril y frente al Hogar Infantil Emilio Romay, conocido tradicionalmente como la Casa Cuna.

El inmueble, con 2.800 metros cuadrados de superficie, es considerado como uno de los más destacados de A Coruña en el campo de la arquitectura industrial, hasta el punto de que el Gobierno local de Marea Atlántica previó su inclusión en el catálogo del patrimonio histórico-artístico del plan general. Al poner en marcha la modificación de ese documento para cumplir la sentencia judicial, el Gobierno local anunció que el destino del antiguo concesionario sería convertirse en un equipamiento municipal, aunque por el momento se desconoce de qué tipo.

Un repaso a la normativa urbanística coruñesa en relación con los equipamientos permite conocer las posibilidades que tendrá el edificio para albergar instalaciones municipales. Según el plan general, las dotaciones para equipamiento están dirigidas a proporcionar a la ciudadanía servicios administrativos, asistenciales, deportivos, educativos, culturales, religiosos, de abastecimiento y sanitarios, además de los complementarios de la vida urbana.

Situado en la avenida do Ferrocarril, el inmueble tiene 2.800 metros cuadrados

Entre los administrativos figuran los servicios propios de las administraciones públicas, de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, los servicios de prevención como los parques de bomberos, servicios funerarios como cementerios y tanatorios, mataderos y recintos feriales. Los militares son los referidos a las actividades de la defensa nacional, aunque al tratarse de un equipamiento municipal, estos quedarían excluidos.

Los asistenciales engloban a las actividades orientadas a la juventud y la infancia, además de a las personas mayores, el apoyo a las personas con movilidad reducida y a las que se encuentran en riesgo social, así como las residencias de acogida temporal. Los deportivos abarcan todas las instalaciones de este tipo, incluidas las piscinas, mientras que los docentes comprenden los edificios destinados a la enseñanza reglada como la no reglada.

A pesar de que el plan general prevé que los equipamientos puedan ser también de tipo religioso y sanitario, al tratarse en este caso de una futura instalación municipal, esta clase de usos están descartados, lo que también puede decirse de los de abastecimiento, que incluyen a los mercados municipales, ya que la zona donde se halla el antiguo concesionario no parece propicia para la apertura de uno.

La normativa del plan general obliga en todos los equipamientos a que exista una plaza de aparcamiento por cada 100 metros cuadrados edificables, de forma que en el caso del antiguo concesionario deberá haber en su entorno 280 espacios para estacionar vehículos.