Los bañistas y usuarios de las playas coruñesas podrán avisar de forma instantánea a los socorristas de las posibles incidencias que ocurran a través de la aplicación Ceus, que el Concello ha habilitado con motivo del inicio de la temporada de playas. La herramienta, que puede descargarse de forma gratuita en Google Play, permitirá a los usuarios informar al momento al personal de emergencias de las playas de situaciones como insolaciones, ahogamientos, caídas u otras coyunturas derivadas de la estancia en la playa.

Si presencia alguna incidencia, el usuario simplemente deberá abrir la aplicación y pulsar en la incidencia correspondiente, que será notificada inmediatamente al personal de socorrismo, que actuará en consecuencia en función de la gravedad o la urgencia de la situación. “Cuando se le notifica una incidencia al 112, se tarda de media dos minutos en reaccionar, un tiempo que en un ahogamiento es fundamental. Con la app, se tardan 5 o 10 segundos”, explicó el socorrista David Varela.

La aplicación, según explicó el profesional, dispondrá asimismo de información relativa a las condiciones meteorológicas, los posibles riesgos que presenten los arenales el día que se consulte, el índice de rayos UVA y el estado de la bandera, así como de las comunicaciones que necesiten difundir los socorristas. La aplicación ofrecerá, además, una guía sobre cómo realizar técnicas básicas de primeros auxilios. Esta es una de las novedades que incorpora la temporada de playas de este verano, que, en época de pandemia, incluye algunas diferencias con respecto a la del año pasado.

La variación fundamental es que este año el Concello no instalará arcos de control de aforo en los accesos a las playas. Una decisión que la concelleira de Medio Ambiente, Esther Fontán, atribuyó a la mejora de la situación epidemiológica, aunque advirtió de que “siempre se está a tiempo” de colocarlos si esta empeora. Sí habrá vallas, ya instaladas, para regular el acceso y salida a los arenales. Fontán indicó, asimismo, que se acotarán las zonas por las que los surfistas deberán acceder y abandonar las playas, con el fin de evitar posibles accidentes.

Todas las duchas y lavaderos de pies estarán operativos durante los tres meses que dure la temporada de playas, y el personal municipal informará a los usuarios de los arenales de la normativa sanitaria vigente y entregará bolsas en las que podrán depositar la basura orgánica e inorgánica.

El concelleiro de Seguridad Ciudadana, Juan Ignacio Borrego, informó de que 32 operativos conformarán el dispositivo de salvamento, dos más que el año pasado. El personal de seguridad estará repartido por las playas de Riazor, Orzán, y Matadero, con 18 efectivos entre las tres, San Amaro, con tres, dos en las Lapas, y seis en Oza y la Punta de Santa Cristina.