El vicepresidente primero de la Xunta, Alfonso Rueda, y el presidente de la Diputación de A Coruña, Valentín González Formoso, firmaron ayer un convenio por el cual la institución provincial aportará 300.000 euros al bono turístico, con el que el Gobierno gallego cree que se podrá llegar a buena parte de los solicitantes que quedaron en lista de espera. Rueda agradeció a la Diputación que se sume a esta iniciativa. “Hay que hacer cosas que demuestren la colaboración entre administraciones y esto es un ejemplo que va por encima de los colores políticos”, dijo el vicepresidente.

Rueda calificó el bono turístico como “un éxito” y afirmó que su implantación demuestra que hay “ganas de viajar y de ayudar en Galicia”. Las reservas que se están produciendo “invitan al optimismo y hacen augurar un consumo interno”, añadió.

Los 300.000 euros aportados por la Diputación tendrán un “efecto multiplicador”, ya que unidos a los fondos de la Xunta y al sobrante de bonos sanitarios, permitirá que 5.000 personas que estaban en lista de espera se puedan beneficiar del bono, llegando a los 10.000 beneficiarios.

El vicepresidente también se mostró optimista de cara a 2022, ya que afirmó que han llegado a Galicia 2.000 peregrinos en los últimos días. “Es un hecho la recuperación de los caminos de Santiago”, dijo Rueda, que espera un año con turismo internacional que se aprovechará del Xacobeo.

El presidente de la Diputación, Valentín González Formoso resaltó que “la reactivación económica es el gran objetivo de toda las administraciones” y el sector turístico es que el que llevo el “mayor varapalo”. “Necesita apoyo público que incentive y apueste por el sector y la economía del país”, destacó.

El diputado de Turismo, Xosé Regueira cree que Galicia va a ser un destino con “mucha potencia” y que vendrá mucha gente este año y el siguiente, para el que apuesta por “la normalidad”. “Es un destino seguro y preparado, donde se hicieron bien las cosas”, destacó.