El delegado del Gobierno, José Miñones, prometió ayer a representantes de los pescadores y mariscadores de la ría de O Burgo que “haría todo lo posible” para que los juristas de la Xunta y del Gobierno central lleguen a un acuerdo para dar ayudas al sector cuando el dragado los fuerce al paro forzoso, según el portavoz de la Agrupación de Mariscadores a Pé, Manuel Baldomir, presente en la reunión.

Baldomir señala que el sector llevaba “más de seis meses” intentando reunirse con las administraciones para asegurarse ayudas, pero “lo que nos encontrábamos era un tira y afloja”, pues la Xunta señalaba que le correspondía pagar al Estado como titular de los terrenos, y este señalaba que el Gobierno autonómico tiene las competencias en marisqueo. Según Baldomir, Miñones fue “sensato y dijo que podría intentar desbloquear la situación con un encuentro entre juristas”, para ver quién asume las subvenciones, o si se sufragan de manera conjunta, y les avanzó que la adjudicación de la obra de regeneración probablemente salga esta semana o la próxima en el BOE