La Autoridad Portuaria pagó en 2020 más de 3,5 millones de euros solo en intereses para amortizar los dos préstamos con los que costeó las obras del puerto exterior: el crédito concedido por Puertos del Estado por importe de 200 millones y el del Banco Europeo de Inversiones (BEI) por valor de 130. Casi la totalidad de esos 3,5 millones recogidos en las cuentas anuales que aprobó esta semana el consejo de administración proceden del préstamo que Puertos se niega a condonar. La cantidad supone casi la mitad de la caída de ingresos experimentada por la entidad el año pasado, 6,6 millones de euros, dato contenido también en el último documento contable.

El Puerto tuvo que pagar además de cuota otros 3,5 millones en 2020 al BEI, la misma cantidad que deberá abonar en 2021, con las que superará los 30 millones de euros amortizados de los 130 concedidos. A Puertos del Estado, en cambio, no ha comenzado a pagar las cuotas anuales del crédito de 200 millones sino solamente los intereses: casi 37 millones hasta el año 2019, a los que se añaden ahora los 3,5 por el mismo concepto que suman los dos préstamos.

La Autoridad Portuaria ha pagado cada año a Puertos desde 2011 entre 2,27 y 6,18 millones de euros en intereses. A partir de este año tiene que hacer frente a la amortización de este crédito de 40 años, por lo que se prevé que la carga financiera sea más elevada: desde ahora de 5,49 millones, de 7,49 millones en el periodo 2022-2025, de 13,71 millones en los años 2026-2027 y de 18,78 millones en el plazo 2028-2032, aunque a partir de ese último año las cantidades se reducirán de forma progresiva hasta el final del periodo de amortización, 2051. Fuentes del Puerto apuntan que la entidad y Puertos del Estado negocian las condiciones para afrontar este endeudamiento a partir del ejercicio 2021.

La deuda de la Autoridad Portuaria con el Estado por las obras de punta Langosteira es uno de los asuntos capitales abordados por las administraciones desde comienzos de este año. El Gobierno central es contundente al afirmar que tal deuda no va a ser condonada, aunque sí ha pactado con el Puerto aplicar una moratoria hasta 2035 para afrontar la devolución del crédito. Hasta el momento no han trascendido las condiciones, pero Puertos del Estado, a través de su presidente, Francisco Toledo, ha advertido de que la amortización del préstamo debe ir acompañada de ingresos por la “rentabilización” de los terrenos portuarios de la ciudad. El responsable del órgano estatal alertaba en febrero pasado de que el Puerto coruñés se encontraba en una situación financiera próxima a la bancarrota.

La Autoridad Portuaria, por tanto, deberá generar suficientes ingresos a partir de este año, a través de sus operaciones habituales y con la obtención de recursos por la liberación de sus terrenos urbanos, como para afrontar con cierta comodidad las obligaciones que establece el acuerdo con Puertos del Estado para amortizar el crédito. Los resultados económicos del Puerto en 2019 depararon una reducción de beneficios de casi un millón de euros respecto al año anterior y una caída en la cifra de negocio de casi tres millones. Las previsiones para el ejercicio 2020, condicionado en gran medida por la crisis sanitaria del coronavirus y el parón de numerosas actividades, no fueron buenas, y el impacto económico que en principio estimó el Puerto en su cifra de negocio estaba entre el 10% y el 15%. Las cuentas recién aprobadas revelan que el ente portuario ingresó 6,6 millones de euros menos que en 2019 (pasó de 28,8 a 22,2 millones), con pérdidas por valor de 5,8 millones a pesar de la reducción de los gastos de explotación.

Hacienda, a través del informe de la Intervención General de la Administración del Estado (IGAE) que acompaña las cuentas del Puerto, se pronuncia en unos términos de preocupación parecidos a los de los organismos estatales presentes en los encuentros entre administraciones celebrados desde febrero, al señalar que “siguen sin concretarse las medidas para solucionar la financiación de la Autoridad Portuaria”. El mismo documento alerta también sobre “la incertidumbre” que para el Puerto supone no recibir ingresos “que están previstos” por los terrenos del puerto interior.

El Puerto ve “estancamiento” en la solución a la deuda y los muelles y el Concello defiende el “desbloqueo” de asuntos

Diferencias entre el Puerto y el Concello por el ritmo de actuación en la definición del futuro portuario. El presidente de la Autoridad Portuaria, Martín Fernández Prado, considera que se ha producido un “estancamiento” en las conversaciones entre administraciones para buscar soluciones a la delicada situación financiera del Puerto y definir los usos de los terrenos urbanos. Expresó esta impresión ayer en Radio Coruña, donde comentó que la entidad espera desde hace semanas una alternativa por parte del Concello a la solución planteada por la Xunta respecto al futuro de la fachada marítima: el control autonómico de los terrenos mediante el pago de 20 millones por el 51% del valor de los muelles de la Batería y Calvo Sotelo, mientras que el resto sería aportado por el Concello y la Diputación, solución que rechaza el Gobierno local. La alcaldesa, Inés Rey, se apoyó de nuevo en los “17 años transcurridos” entre los convenios de 2004 por la construcción del puerto exterior y la cita entre administraciones del pasado mes de febrero para negar que hubiera un estancamiento en la definición del futuro del Puerto y los muelles. Defendió el “desbloqueo” de asuntos y recordó además que Fernández Prado tuvo “responsabilidades de gobierno” (en el mandato municipal del PP) y las administraciones entonces “no se sentaron a la mesa a hablar” sobre el Puerto. Rey añadió que en los últimos cuatro meses se han conseguido “cosas que parecen menores pero que no lo son”, como la licitación del tren a punta Langosteira y la pérdida de vigencia de los convenios de 2004, a la que sucederá un nuevo protocolo. El presidente portuario matizó que los antiguos acuerdos no se pueden eliminar con un protocolo, sino con un convenio como el que propone la Xunta con su propuesta para el futuro del Puerto. El grupo municipal de Marea Atlántica anunció ayer una próxima convocatoria de la Comisión Especial del Borde Litoral para reclamar al Gobierno local que informe de las negociaciones con la Xunta y el Estado para elaborar el protocolo sobre el futuro de los muelles interiores y de los informes sobre el estado de las cuentas portuarias. “A la vista de los datos conocidos, se confirma que lo único realista es condonar la deuda”, defiende la portavoz, María García.