Grupo Inversor Hesperia ha sido condenado a desalojar el hotel que ocupa como alquilado en el número 16 de la calle Juan Flórez desde el verano de 2000 antes del próximo miércoles 14 de julio. Una sentencia del juzgado de primera instancia número 13 de A Coruña condena por impago de rentas a Hotelera Noroeste, sociedad anónima perteneciente a Hesperia, a abandonar el edificio y a abonar 384.717 euros en concepto de cantidades adeudadas desde abril de 2020 a la arrendataria, El Pote. El fallo será ejecutado en caso de solicitarlo la propietaria y si Hesperia no lo recurre.

La empresa ha asegurado en un comunicado que no va a salir del inmueble, en el que, añade, ha hecho una inversión en su renovación íntegra, y señala que va a estudiar “los siguientes pasos legales a dar, siempre con el objetivo de mantener el contrato y la actividad en el hotel, así como la de proteger a sus trabajadores directos e indirectos”, a los que lanza un mensaje de “máxima garantía en sus puestos de trabajo”.

El origen del conflicto surge de la demanda por desahucio y reclamación de rentas promovida por El Pote, que alegó que en abril, mayo, junio, julio y septiembre del año pasado Hotelera Noroeste no abonó las rentas mensuales de arrendamientos, como tampoco las correspondientes desde septiembre de 2020. Las partes intentaron llegar a un acuerdo, pero las condiciones expuestas no fueron satisfactorias.

La jueza, que ha declarado resuelto el contrato de arrendamiento por 30 años suscrito hace 21, explica en la sentencia que, desde abril de 2020 hasta hoy, de un total de 15 mensualidades, la compañía hotelera solo abonó una mensualidad y media. “Es un hecho notorio”, prosigue la magistrada, “que durante el verano de 2020 el hotel estuvo abierto al público y, a pesar de ello, no se hizo pago alguno de renta”. La propietaria del edificio, por su parte, abonó el IBI del año 2020 —63.655 euros—, cuyo importe es “prácticamente idéntico a una mensualidad de renta”.

“No se observa una postura diligente y favorecedora al cumplimiento del contrato de arrendamiento que justifique la excepcionalidad de la suspensión”, explica la jueza. Además, entiende, en contra de lo que defiende Hotelera Noroeste, que “las circunstancias económicas derivadas de la crisis sanitaria ocasionada por la COVID-19 y el estado de alarma no pueden ser admitidas como presupuesto de exoneración del pago total de la renta durante seis meses consecutivos y, a fecha actual, de otras 11 mensualidades”.

La sentencia recoge que en junio de 2020, El Pote ofreció a la empresa hotelera un acuerdo de condonación total de las rentas de los meses de abril, mayo y junio de 2020 y, desde esa fecha hasta el mes de abril de 2021, una reducción del importe de renta del 50% en el mes de julio de 2020 y, con una escala progresiva de disminución de la reducción, hasta el 5% en el mes de abril de 2021. “Esta propuesta no fue aceptada y no se verificó pago”, señala la magistrada.

Hesperia asegura que no tiene intención de rescindir el contrato. Explica que solicitó a El Pote en 2020 un ajuste en las rentas para adaptarse a la situación de crisis sanitaria. Al no llegar a un acuerdo, la hotelera presentó ante los juzgados una demanda de reequilibrio de rentas y solicitó medidas cautelares. “Incomprensiblemente, y contrariamente a lo habitual, el juzgado decidió estimar primero la solicitud de desahucio de la propiedad”.