Una semana ya ha transcurrido desde la muerte de Samuel Luiz a manos de una turba de jóvenes en la avenida de Buenos Aires. A lo largo de los últimos siete días se han ido conociendo diferentes aspectos sobre el origen de la agresión y quienes la llevaron a cabo, aunque quedan algunos por desvelar y que debe aclarar la investigación. En las siguientes líneas se repasa cómo se fueron revelando día a día los datos sobre este trágico suceso.

Sábado, 3 de julio. A las tres de la madrugada de ese día se produce el ataque de un grupo de jóvenes, siete según los testigos presenciales, a Samuel Luiz. Inicialmente había sido golpeado en las proximidades del Playa Club al otro lado de la avenida, pero tras abandonar ese lugar fue seguido y golpeado de nuevo en grupo hasta que cayó inconsciente. Fue trasladado por una ambulancia al Hospital Universitario, donde falleció al poco tiempo. Las declaraciones de los amigos del joven indicaron que el primer ataque fue por creer que estaba grabando a una pareja con su móvil, cuando en realidad hacía una videollamada. También apuntaron a una agresión homófoba porque el hombre le gritó “maricón”.

Mensaje del padre de Samuel, pegado en el suelo en el lugar donde sufrió una paliza mortal. CARLOS PARDELLAS

Domingo, 4 de julio. Las circunstancias de la agresión generan de inmediato una reacción de condena en toda la sociedad coruñesa, en especial en los colectivos LGBTI, que la consideran sin duda como un delito de odio y hacen hervir las redes sociales en demanda de justicia. Ese mismo día la policía toma ya declaración a siete testigos de los hechos. El padre de Samuel da las gracias a los equipos sanitarios a través de una carta por el esfuerzo para salvar a su hijo.

Lunes, 5 de julio. Una concentración convocada por el Concello efectúa al mediodía un minuto de silencio en memoria de Samuel en la que participan unas doscientas personas. Por la tarde, miles de coruñeses llenan la plaza para rendirle homenaje, con sus amigos al frente de la movilización. Las autoridades reclaman prudencia porque todavía se ignora el móvil de la agresión.

Concentración en María Pita para condenar el crimen del joven Samuel Luiz Carlos Pardellas

Martes, 6 de julio. La policía realiza las primeras detenciones: dos hombres y una mujer de 20,23 y 25 años. Los tres residen en la ciudad y carecen de antecedentes. Las imágenes de las cámaras de la Policía Local y los comercios sirven a los investigadores para avanzar en el caso.

Miércoles, 7 de julio. El delegado del Gobierno, José Miñones, informa de que las tres personas detenidas se conocían entre sí pero no a la víctima. Uno de los varones es la pareja de la chica, mientras que el otro hombre es uno de los presuntos participantes en la agresión mortal a Samuel.

Jueves, 8 de julio. El pleno municipal hace una declaración institucional contra la violencia por la orientación sexual. La investigación del crimen de Samuel continúa y la policía detiene a un cuarto joven y acusa a todos los apresados hasta entonces de homicidio, mientras que al último lo hace también de apropiación indebida por llevarse el móvil de Samuel.

6

Los cuatro detenidos por el crimen de Samuel llegan a los juzgados de A Coruña Carlos Pardellas

Viernes, 9 de julio. Los detenidos pasan a disposición judicial y la jueza ordena el ingreso en prisión de los tres hombres y pone en libertad a la mujer. También se detiene a dos menores, a los que se ingresa en un centro tutelar. Ante la jueza todos ellos niegan que se trate de una agresión homófoba porque no conocían a Samuel ni su orientación sexual. Ese día, elDiario.es publica las imágenes de la cámara de la Policía Local, en la que se ve cómo el joven sufrió un linchamiento mortal.

9

Los detenidos por el crimen de Samuel, a la salida del juzgado Víctor Echave