El Servicio de Intermediación Laboral que promueven la Diputación coruñesa y la Confederación Gallega de Personas con Discapacidad (Cogami) facilitó la inserción en el mercado de trabajo de 714 discapacitados de la provincia en 2020. El presidente de la entidad provincial, Valentín González Formoso, y el de Cogami, Anxo Queiruga, se reunieron ayer para evaluar el acuerdo que regula la colaboración, y por el que la Diputación abona anualmente 90.000 euros.

González Formoso señaló que el programa supone una ayuda “fundamental para un colectivo con especiales dificultades para acceder al mercado laboral”, y en el que la tasa de paro es diez puntos superior a la media. Queiruga indicó que el servicio tiene 8.064 inscritos en la provincia.