La Ciudad de las TIC no solo será el polo de innovación de Pedralonga, en los terrenos de la antigua fábrica de armas. O así lo entienden las empresas Arengu y Opositatest, con el apoyo de Startup Galicia, que pretenden crear el Campusiño, como ellos mismos lo llaman, “un espacio vivo, ubicado en el centro de la ciudad, con buenas comunicaciones y centrado en atender las necesidades de pequeñas empresas”, expone el presidente de Startup Galicia, Daniel Cerqueiro.

El proyecto, ya presentado a la Universidade da Coruña y a la espera de explicárselo al Ayuntamiento, tiene como objetivo crear “el sitio de referencia del emprendimiento digital en A Coruña”. Se basa en modelos que ya se han visto en otras ciudades, como Madrid y Barcelona, en los que los emprendedores comparten el mismo espacio en el que, detalla Cerqueiro, “mantienen el contacto, exponen sus problemas comunes, acceden a formación y conocen inversores”. Una ayuda para esas pequeñas empresas que están dispuestas a dar el primer paso. Además, el Campusiño atraería eventos de tecnología y emprendimiento.

Daniel Cerqueiro explica que estas startups son “empresas tecnológicas de producto, que, al principio, necesitan más inversión que las empresas de servicios”. Para avanzar, necesitan “estar en contacto con otros emprendedores y tener acceso a mentores”, lo que encontrarían en el Campusiño. Una de las ubicaciones ideales para este plan, según los impulsores del mismo, es la estación de autobuses. “Es un edificio que va a quedar sin uso, al lado de la Intermodal y con mucho espacio”, detalla. Sin embargo, en Startup Galicia no se cierran a nada: “Si no puede ser esa ubicación, que sea otra con características similares, pero lo importante es estar en el centro”, desde donde atraer “eventos y aceleradoras”. Ese punto de encuentro que servirá de “complemento” de la Ciudad de las TIC.