Pull&Bear abandonó este mes su tienda en el edificio número 8 de la calle Real, las antiguas instalaciones del Cine París, pero todo apunta a que el local no permanecerá cerrado mucho tiempo. El inmueble pertenece a particulares, y fuentes cercanas a estos han indicado a este diario que su intención es conservar la propiedad y alquilarlo de nuevo. Ya manejan ofertas y están en negociaciones con posibles propietarios, si bien las mismas fuentes señalan que no harán público el nombre del inquilino que resulte de ellas hasta que haya un acuerdo cerrado, para respetar la confidencialidad del proceso.

Esta fórmula permitirá dotar de uso a uno de los edificios más conocidos de la zona centro, que, pese a que lleva dos décadas ocupado por una tienda de ropa, sigue conservando en su fachada la denominación de Cine París que ostentó durante la mayor parte del siglo XX. O, al menos, un nombre parecido, pues de acuerdo con el exprofesor de Imaxe e Son Luis Vázquez de Sancho, la primera vez que se inauguró una sala cinematográfica en el inmueble fue en 1908, y por aquel entonces el nombre era Salón París. No fue el cine más antiguo (las primeras proyecciones de la ciudad se realizaron en Circo Coruñés, en 1896), pero sí extraordinariamente longevo.

No fue hasta febrero del año 1951 que se rebautizó como Cine París, el nombre por el que el edificio sigue siendo conocido entre los coruñeses. Llegó a ser, según Vázquez de Sancho, que proponía convertir las instalaciones en un museo al séptimo arte, “la sala de proyección en activo más antigua de España”, sobreviviendo con esta denominación durante casi medio siglo, hasta que la crisis del modelo de negocio de las salas pequeñas lo abocó al cierre.

Su última sesión fue en 1999, con la proyección de La guarida, y el último proyector se guarda en la Sala Mayúscula de la exposición permanente del Muncyt. Poco después se alquiló al grupo Inditex y se remodeló. Pull&Bear lo ha ocupado hasta ahora, empleando la planta baja y el primer piso como tienda, si bien mantuvo su nombre tradicional sobre la entrada. En mayo, el grupo Inditex anunció que este mes cerraría el negocio, junto con el del Massimo Dutti del centro comercial de Cuatro Caminos, aunque este finalmente permanecerá abierto. También decidió reconvertir el Uterqüe de la plaza de Lugo en un Zara.