El aeropuerto de Alvedro continúa con su particular desescalada, pero en su parrilla sigue sin figurar ningún vuelo internacional. Perdió Londres con la pandemia, pero la resolución del contrato con la compañía que lo operaba, Vueling, podría abrir un nuevo escenario, el de licitar la conexión mediante un acuerdo de promoción turística, como se hizo con Madrid y Bilbao.

Hasta ahora, el problema para explorar esa vía era la existencia de un contrato con Vueling, firmado en 2019 y con una aportación municipal de 1,8 millones de euros anuales, que se paralizó con el COVID-19. Según explicó el concejal de Turismo y presidente del Consorcio, Juan Ignacio Borrego, durante la pasada junta de gobierno, “no se pueden anunciar licitaciones con un contrato encima de la mesa con una compañía que antes de la pandemia venía cumpliendo el contrato”.

Sin embargo, Vueling pidió al Consorcio que se resolviese este acuerdo al no poder cumplir con las condiciones pactadas. Turismo ha aceptado la propuesta y la defenderá en la junta de gobierno que se celebra el martes. Así, el contrato se cancelaría de mutuo acuerdo y sin penalizaciones.

En la etapa anterior de la gerencia del Consorcio de Turismo ya se iniciaron contactos con otras aerolíneas para devolver a Alvedro su enlace con Londres. También se negoció la posibilidad de incorporar nuevos destinos internacionales.

En cuanto se resuelva el contrato con Vueling, Turismo podrá dar un paso adelante en esta estrategia. Como ejemplos tiene las licitaciones realizadas a principios de año para abrir rutas a Madrid y Bilbao. A los concursos convocados para conseguir estos contratos de promoción turística solo se presentaron Iberia, para la conexión con Barajas, y Volotea, que vuela a Bilbao, una ubicación que permite establecer conexiones con el sur de Francia, a destinos potenciales como Toulouse, Marsella, Burdeos, Niza y Lyon. Ambas líneas están operativas.

Además, a pesar de que el contrato quedó suspendido durante la pandemia, Vueling continuó operando desde Alvedro, con vuelos a Barcelona, Sevilla, Valencia e Islas Canarias, lo que hizo que el Consorcio también valorase esta actitud de la aerolínea a la hora de decidir si aceptar su propuesta o no.

Según defiende el presidente del Consorcio, la compañía “continuó a su propio riesgo y ventura con las conexiones aéreas” en el aeropuerto de A Coruña “en los primeros meses de 2020, sobre los que declinó expresamente facturación o intención alguna de cobrar parte del contrato”.

Durante este tiempo, Vueling manifestó en varias ocasiones su “interés en seguir colaborando de cara al futuro en distintos frentes en tanto y en cuanto la nueva normalidad lo permita hacer de manera eficaz y segura”, como expuso en la carta enviada a Turismo para poner fin a un contrato que “no tiene sentido” mantener porque se firmó en 2019, antes de una pandemia que ha cambiado todo.