El presidente de la Asociación Provincial de Hostelería de A Coruña, Héctor Cañete, denuncia que el sector está, cada vez, más asfixiado y que cada nueva restricción lo ahoga más, tanto que muchos de los locales que cerraron sus puertas al inicio de la pandemia no han vuelto a abrir ni lo volverán a hacer.

Con estas nuevas restricciones no tienen mucho margen de maniobra para generar más ingresos durante lo que queda de verano.

No hay nada que hacer, la gente joven que está sin vacunar no tiene ninguna opción para ir a los locales de hostelería. Hablo en primera personal, porque a mi local viene solo gente joven, así que, va a ser una catástrofe a partir de este viernes. Además, no sabemos muy bien cómo gestionar lo del certificado de vacunación, porque vamos a tener que poner a una persona en la puerta solo para ver la documentación. Todo son problemas, se está complicando mucho la situación otra vez y, como siempre, la hostelería es la más damnificada.

¿Solicitarán más ayudas para intentar salvar la situación?

Ya no queremos ayudas, lo que queremos es que nos dejen trabajar porque ya no podemos más y no hay empresa que resista esto. Es como si estuviésemos ante un abismo y nos fuesen empujando cada vez un poco más con cada nueva restricción.

¿Consideran discriminatorio que les pidan a sus clientes un certificado de vacunación para poder consumir en el interior, pero que no sea necesario presentarlo para ir a otros negocios?

Discriminatorio es poco. Porque las restricciones solo son para la hostelería, no se pide certificado en el autobús ni en el supermercado. Puedes tener a los trabajadores sin vacunar y tener que pedirle el certificado a los clientes. Pedimos que nos dejen en paz. En Madrid no cerraron durante la cuarta ola y no pasó nada. No somos culpables. Si a la gente no la dejamos ir a los locales de hostelería en verano, ¿qué va a hacer? Pues se va a ir a la playa a estar todos juntos.

¿Cuántos locales han cerrado desde el inicio de la pandemia?

Por ahora es muy difícil de saber porque no sabemos cuántos cierres son definitivos. Hay negocios que aguantan con ertes, pero que no volverán a abrir. Los que estamos abiertos estamos al límite. Cada vez que hay nuevas restricciones hay más locales que cierran.