El proyecto del enlace ferroviario del puerto exterior no podrá ser licitado hasta finales de año, ya que tendrá que ser adaptado a la nueva normativa aprobada desde su conclusión en enero de 2018, así como actualizado para responder a los requerimientos expresados por el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif), la empresa pública Ingeniería y Economía del Transporte (Ineco) y la Agencia Estatal de Seguridad Ferroviaria. Aunque cuando en abril el Ministerio de Transportes accedió a licitar esta actuación se anunció que se haría durante este verano, en junio se anunció que los trámites necesarios retrasarían la apertura del concurso hasta el otoño, pero la necesidad de acometer esta actualización del proyecto lleva ahora ese paso hasta el final de año, ya que los trabajos necesarios tendrán una duración de cuatro meses y se adjudicarán previsiblemente a mediados de agosto.

Esos plazos ponen en dificultades el cumplimiento de los compromisos para la ejecución de las obras, ya que se estima que tendrán una duración de 53 meses y se establece que tendrán que estar terminadas antes de agosto de 2026. Si el proyecto está listo para licitar en diciembre y se abre entonces el concurso, tendrán que pasar al menos seis meses para que se adjudique, lo que se produciría al inicio del verano de 2022. El periodo que se calcula para la construcción del enlace concluiría así a finales de 2026, varios meses después de lo previsto, lo que obligara a las empresas que compitan por el contrato a ofrecer sustanciales reducciones del plazo fijado.

La Plataforma de Contratación del Estado publicó el viernes por la tarde el anuncio de la licitación del contrato para la actualización, adecuación por cambios normativos y redacción de nuevos anejos del proyecto constructivo del acceso ferroviario al puerto exterior, que tendrá un coste de 111.000 euros. El plazo para la presentación de ofertas concluirá el 16 de agosto, aunque se trata de un procedimiento negociado sin publicidad en el que la Autoridad Portuaria —responsable de la elaboración del proyecto— encargará a las empresas que lo redactaron, Novotec e Idom que acometan las modificaciones necesarias, ya que en la licitación se indica que “únicamente pueden ser llevadas a cabo por los autores del proyecto original dada las responsabilidades que se derivan de las mismas”.

Para justificar la necesidad de esta modificación del proyecto, el Puerto menciona que el pasado junio el Área Supervisión de Proyectos de Adif requirió la adaptación a sus indicaciones y la aclaración de ciertas consultas y que ese mismo mes la Subdirección de Medio Ambiente del organismo ferroviario emitió un Informe de Revisión Ambiental que también exige cambios para el cumplimiento de la normativa ambiental y la de Adif. También en junio la empresa Ineco hizo una revisión del estudio de Seguridad y Salud en la que solicitó algunas variaciones, mientras que el 16 de julio la Agencia Estatal de Seguridad Ferroviaria reclamó a la Autoridad Portuaria la introducción en el proyecto de modificaciones referidas a la circulación segura e ininterrumpida de los trenes por la línea que se pretende construir.

A esto se añaden los cambios normativos a los que habrá que adaptar el proyecto, en especial el decreto de octubre de 2020 sobre seguridad operacional e interoperabilidad ferroviarias.

El enlace ferroviario del puerto exterior tendrá un coste de 171 millones de euros y será financiado por los fondos europeos Next Generation. La obra no solo incluye la conexión de los muelles de punta Langosteira con la línea del tren que se dirige hacia la ciudad y Lugo, sino también con la que conduce hacia Santiago y Madrid a partir de la estación de Uxes, además del tendido de las vías necesarias en los terrenos portuarios.

El trazado de la línea partirá del polígono de Vío y seguirá hacia la carretera de Meicende y Pastoriza hasta llegar a Langosteira, con 6,55 kilómetros de longitud sumando las conexiones con el enlace de Uxes. Será necesario construir un túnel de 836 metros y otro de 3.687 metros, que discurrirá bajo los monte Pedrada y Monticaño, la carretera de acceso al puerto exterior, la que une Meicende y Pastoriza y la autopista AG-55. En el enlace de Uxes habrá un túnel de 663 metros de longitud.