La Fiscalía ha pedido a la jueza de Instrucción número 8, que lleva la investigación del crimen de Samuel, que se les impute a los cuatro detenidos mayores de edad, tres varones, que están en prisión provisional comunicada y sin fianza desde el 9 de julio, y a la chica, pareja de uno de los encarcelados, asesinato y no homicidio. Para el cuarto detenido, el joven también mayor de edad, que se llevó presuntamente el móvil de Samuel del lugar de los hechos, el Ministerio Fiscal solicita además robo con violencia y no apropiación indebida. Acusación particular y acusación popular van de la mano con la Fiscalía, por lo que solicitaron también asesinato.

La defensa de la chica, ejercida por el abogado Luciano Prado, la única que está en libertad, aunque con obligación de comparecer en el Juzgado, asegura que le parece "desproporcionada" esa petición para su cliente ya que considera que en el sumario no hay "ningún elemento" que la involucre en la paliza mortal a Samuel. "Estaba allí, como también estaba otra gente, pero no hizo nada, ni por acción ni por omisión", ha relatado Prado, tras la vista de esta mañana.

Finaliza la vista de los acusados por el crimen de Samuel G. M.

Las partes han solicitado que se amplíe el informe del forense y también los análisis sobre los cristales de la botella que, según los investigadores, los agresores usaron para agredir a Samuel. Pidieron, además, que algunos de los testigos que ya han declarado, que lo vuelvan a hacer, pero ante los abogados de las partes, para que estos puedan intervenir.

Fuentes del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia informan de que la instructora del caso no emitirá hoy una resolución, sino que lo hará "en los próximos días" sobre si procede la práctica de las diligencias solicitadas por las partes.

La acusación particular está representada por la familia de Samuel Luiz y también por Ibrahima, el hombre senegalés que intentó protegerle de las agresiones. La acusación popular está ejercida por la Asociación pola Liberdade Afectiva e Sexual (ALAS Coruña) que, en un comunicado defiende que se persona en el procedimiento "para probar que Samuel es una víctima de la homofobia y para que se pruebe en sede judicial la existencia de un delito de odio".

La vista de esta mañana se celebró ya que la jueza emitió un auto en el que transformaba el procedimiento para que siga los cauces de la Ley Orgánica de Tribunal del Jurado, para que los hechos sean juzgados por un tribunal popular.

Además de estos cuatro detenidos mayores de edad, hay dos detenidos menores, que están internados en un centro desde el 9 de julio, a los que también se les imputa homicidio o asesinato, a decidir durante el transcurso de la instrucción.