“Desde el punto de vista económico, el nuevo contrato es clarificador y transparente”. Con esta valoración, el Consorcio para la Promoción de la Música celebra el acuerdo alcanzado con la concesionaria del Palacio de la Ópera, la empresa Sociedad de Fomento y Desarrollo Turístico, del grupo Comar, dado que, según el gerente del organismo municipal, Andrés Lacasa, permitirá a la Orquesta Sinfónica de Galicia (OSG) “tener dos años de escenario económico sin aumento en los pagos”.

El Consorcio ha abonado a la gestora del Palacio de la Ópera algo más de 600.000 euros para evitar un proceso judicial a raíz de las diferencias que mantenían por el impago de las facturas del alquiler del recinto correspondientes al segundo, tercer y cuarto trimestre de 2020, cuando la OSG no ocupó la instalación y se trasladó al Coliseum por la crisis sanitaria. La cantidad pagada es algo inferior a la que en principio reclamaba al Consorcio la empresa del grupo Comar, que, de acuerdo con el nuevo contrato, entre julio de este año y el mismo mes de 2023 ha rebajado un 45% las tarifas resultantes de la aplicación de los pliegos de la concesión. Esta reducción supone que el Consorcio pagará 700.000 euros, con el IVA incluido, en los dos próximos años por el uso del auditorio y los camerinos del Palacio 200 días cada año, frente a los alrededor de 850.000 que abona hasta ahora.

“El nuevo contrato con la concesionaria se adapta a las exigencias de las administraciones públicas del siglo XXI, ya que el anterior era de 1992. Ahora se clarifica qué se paga, cómo sé paga y por qué conceptos se paga, cuando antes había asuntos que generaban reparos de intervención y discrepancias sobre qué gastos debía asumir cada parte relacionados con el mantenimiento”, explica Lacasa, que califica la negociación con la concesionaria de “intensa y compleja”. La Sinfónica pagará 546.000 euros por utilizar el auditorio y 30.000 por los camerinos, cada uno ocho horas diarias 200 días cada año. El almacén y las oficinas podrán usarse sin coste alguno todos los días del año.

A la rebaja en el alquiler anual, el nuevo contexto contractual se ve también beneficiado por un aumento de fondos públicos para el Consorcio y la OSG. Ayuntamiento, Diputación y Xunta financian cada año la actividad de la orquesta. Lacasa agradece la última inyección económica de la administración autonómica, un total de 3,5 millones de euros este año para el funcionamiento de la OSG y para actuaciones relacionadas con el Xacobeo 21-22, una partida global firmada esta semana a través de dos convenios entre el Concello y la Consellería de Educación.

“Este convenio vinculado al año 2021 permitirá a la Sinfónica hacer giras fuera de Galicia, que haya coros en otoño y que las agrupaciones infantiles celebren el décimo aniversario”, detalla el gerente del Consorcio. La orquesta regresó al Palacio de la Ópera la última semana del julio tras un año de ensayos en el Coliseum y en septiembre presentará la temporada de abonos, con los primeros conciertos en octubre hasta el mes de junio de 2022 para “recuperar la actividad habitual”. Lacasa espera que también en septiembre se anuncien las condiciones de aforo en el Palacio para asistir a los conciertos.

Esta reciente partida económica de la Xunta parece dejar en un segundo plano la deuda que el Concello reclama desde hace más de un año a la administración gallega, más de cinco millones de euros por la rebaja anual que la Xunta ha hecho en las aportaciones que desde 2011 hace al Consorcio para su funcionamiento. “Como gerente, me toca organizar el presupuesto cada año con los recursos que tenemos. Ahora la gran noticia es que tenemos un mayor presupuesto, lo demás depende de la relación entre el Concello y Xunta. Lo inmediato es asegurar y ampliar la actividad”, comenta Lacasa. El Gobierno local, que otras veces reclamó saldar esa deuda, no lo estima ahora tan urgente: “Es de mayor importancia garantizar que las aportaciones de la Xunta de aquí en adelante permitan la continuidad en la labor que el Consorcio de la Música desarrolla”, trasladan fuentes municipales.

Un aspecto que también queda mejor definido en el nuevo contrato entre el inquilino del Palacio de la Ópera y la concesionaria es la responsabilidad de cada parte en las obras que necesita la instalación, algunas pendientes desde hace años. Lacasa cree que es “prioritario” hacer mejoras para evitar la concentración de gas radón, que compete a la gestora, al igual que intervenir contra las humedades —el Concello es el responsable—, que la empresa atribuye al techo verde que da al parque de Santa Margarita. El Consorcio podrá hacer obras en unas oficinas y se encargará de montar y desmontar el escenario y la concha acústica del auditorio principal.