Un policía que se encontraba fuera de servicio evitó el pasado 18 de agosto una agresión machista dentro de un vehículo. El agente se encontraba circulando por la tercera ronda, en la glorieta del Pavo, en sentido salida de la ciudad, cuando observó cómo un coche estaba siendo conducido de manera temeraria. En su interior, vio como el conductor y la mujer que iba de copiloto tenían una fuerte discusión.

El policía, que se trasladaba a la comisaría de Lonzas para empezar su jornada, pudo ver que el hombre, mientras seguía conduciendo, arrojaba un cuchillo y, poco después, un teléfono móvil. En ese momento, con el vehículo en marcha, se abrió la puerta del copiloto. Ante esta situación y dado que el coche aminoraba la marcha, el policía se puso a su altura y se identificó, dando las instrucciones oportunas para que el conductor, que mostró en un principio una actitud agresiva y desafiante, parase el vehículo, según fuentes policiales.

El agente fuera de servicio intentó, mientras tanto, calmar a la mujer, que aseguró que si no fuese por su intervención, habría temido por su vida. Incluso se planteó bajarse del vehículo en marcha.

A la zona se trasladaron dotaciones de la Policía Nacional, que procedieron a la detención del presunto agresor. Fue trasladado a la comisaría de Lonzas.