El Servizo Galego de Saúde (Sergas) ha empezado a citar a las personas que solicitaron que se les vacunase a través de la Oficina dos Dereitos que ha abierto Marea Atlántica con el excedente de los salarios de los cargos de la formación. La concejala Silvia Cameán adelantó en este diario que la Oficina había recibido en un plazo de tiempo “muy breve” seis casos de personas que no habían sido citadas para vacunar porque estaban en situación irregular. Una de ellas recibió ayer la llamada del Sergas para recibir su primera dosis, según informaron ayer fuentes de Marea Atlántica.

La Consellería de Sanidade aseguró el pasado jueves a este diario que había iniciado un proceso de recopilación de datos, tanto en los Servicios Sociales de los Concellos como en entidades que prestan ayuda a personas migrantes o sin hogar para elaborar un censo y, de este modo, poder citarlos.

La asociación Ecos do Sur confirmó ayer a este diario que la Xunta todavía no se había puesto en contacto con ellos para poder notificarles las identidades de sus usuarios que siguen sin inmunizar. Ecos do Sur pide a la Administración que “agilice” la vacunación de estas personas ya que, a pesar de que desde la entidad solicitaron cita para ellos, todavía no han cuentan con día y hora para recibir su dosis. Otras entidades que trabajan no solo con personas migrantes sino también con usuarios que se encuentran en situación de calle solicitan que las citas no se notifiquen de manera automatizada —a través de un SMS o de la aplicación móvil del Sergas, como hasta ahora— ya que muchos de ellos no tienen teléfono, no entienden el idioma o no saben leer ni escribir, por lo que la notificación se pierde y, con ella, su cita y su vacuna.

Los trabajadores de las entidades sociales hacen hincapié en que, actualmente, hay personas que son “invisibles” para la Administración y que eso complica que puedan ejercer sus derechos como, en este caso, su derecho a ser vacunados contra el coronavirus, y explican que, en estos casos, sería mejor que se pusiesen en contacto con ellos de una manera en la que estuviesen seguros de que están entendiendo el mensaje.